Animales

Miedo a los perros: cómo superarlo

Sudores frнos, taquicardia, hiperventilaciуn, nбuseas, dolores estomacales. Estos son algunos de los sнntomas que padecen las personas con cinofobia, o lo que es lo mismo, fobia a los perros. Sonia la sufre desde pequeсa, cuando con dos aсos se vio envuelta en una trifulca entre dos canes y uno de ellos acabу arrastrбndola calle abajo. Esa experiencia supuso para ella un trauma que le lleva a cambiarse de acera cada vez que pasa un perro cerca, principalmente si es grande y va suelto. "Cuando uno viene hacia mн me quedo paralizada, subo los brazos y me acorralo contra la pared. Siempre intento tranquilizarme porque tengo entendido que huelen el miedo, pero es difнcil", cuenta.

Su problema es compartido por un gran nъmero de personas que, en casos muy graves, deciden acudir a terapia para superar un miedo que afecta a su vida cotidiana. La psicуloga Rosa Vera, de Vйrtices Psicуlogos, trata a pacientes con este problema en su consulta. "Para desarrollar esta fobia no sуlo se tiene que haber sido vнctima de un evento traumбtico. Tambiйn se puede haber sido testigo de un ataque hacia otra persona", cuenta. El educador y psicуlogo canino Jesъs Gutiйrrez aсade que "el miedo a estos animales se ve aumentado por la cantidad de casos de ataques a personas, lo que ha provocado una alarma social". Otro medio de adquisiciуn de esta fobia es la "transmisiуn por imitaciуn", segъn cuenta el educador, a travйs de padres que han alimentado un miedo irracional en sus hijos, ya sea por temor propio o por comentarios como "no te acerques, que te muerde". Incluso puede que no exista ninguna causa aparente para tener este sentimiento de rechazo. En cualquier caso, hay que diferenciar entre miedo y fobia: si siente un "miedo desproporcionado, irracional y no justificado objetivamente que lleva al bloqueo o a evitar esas situaciones", usted padece cinofobia, segъn explica Rosa Vera.

Superar un problema de estas caracterнsticas no es sencillo. Los expertos aseguran que lo fundamental es ser conscientes de que no desaparecerб por sн solo y hay que estar decidido a dar el paso. Los terapeutas emplean diversos mйtodos, pero "el tratamiento que se ha mostrado mбs eficaz es la terapia de exposiciуn, donde la persona se acerca gradualmente a la fuente de su fobia hasta que ya no es aterradora", afirma Gutiйrrez. Eso sн, siempre con supervisiуn de un profesional, principalmente en casos graves o niсos, ya que "una exposiciуn no controlada puede llevar a una retraumatizaciуn", dice Rosa Vera. Si el temor es leve, podrнa ayudar acoger un cachorro para que esa persona participe de sus cuidados y se encariсe con йl.

El educador canino Borja Capponi imparte cursos para superar el miedo en el centro de rehabilitaciуn que tiene en Nuevo Baztбn (Madrid). Desde allн nos da las claves para aprender a controlar nuestro temor y saber cуmo comportarnos ante un animal hostil. Йl mismo tuvo miedo de pequeсo: "Me mordieron algunos perros y un dнa pensй 'Ўya no me muerden mas!'". Su perseverancia dio resultado. "Los perros tienen 300 millones de receptores en la nariz y cuando nos ponemos nerviosos nuestro cuerpo expulsa sustancias como adrenalina, endorfinas. El animal se alimenta de eso porque te ve inseguro", asegura.

Las personas con esta fobia pueden reaccionar bloqueбndose (como le ocurre a Sonia) o corriendo para huir. Capponi explica que esta ъltima es una reacciуn equivocada. "Si un perro viene hacia nosotros descontrolado hay que tratar de no ponerse nervioso. Es difнcil, pero debemos caminar de forma natural, como si no existiera para pasar desapercibidos". Si se trata de un can tranquilo, "hay que dejar que nos huela para que nos identifique". Puede que con estas recomendaciones logre superar sus temores, o incluso hacer un nuevo amigo.

Consejos de Borja Capponi

CONTROLAR LOS NERVIOS. El perro es un depredador y si salimos corriendo o retrocedemos, el animal nos perseguirб. "Lo mejor es ignorarle, autocontrolarse, ser natural y no hacer movimientos bruscos. Hay que subir los brazos ya que los podrнa morder. Si estamos calmados, se irб", dice Capponi.

CANES DOMINANTES. "Si estбs fuerte y confiado, eso se lo transmites a ellos". Pero cuidado con esto, ya que si miras a un perro dominante a los ojos, йste lo puede interpretar como un reto.

PERROS AMENAZANTES. "Es importante fijarse en el lenguaje corporal que nos transmite el animal: «Si viene hacia nosotros despacio con la cola hacia arriba, las pupilas muy abiertas, las orejas hacia delante y la boca cerrada, incluso si nos mira de reojo, es mala seсal. Lo mejor es agachar la cabeza", afirma.

їCУMO ACARICIARLES? "Si el animal es tranquilo lo primero es dejar que nos huela para que nos identifique. No es recomendable tocar un perro que no conocemos, ya que ellos pueden interpretar que invades su espacio, pero si queremos acariciarlo, el lugar idуneo es la mejilla, nunca la cabeza. Hay que ir de frente", asegura.

Miedo a los perros

En la mayoría de los casos, el miedo a los perros aparece en la infancia, cuando debido a una mala experiencia, un susto o un trauma, el niño se hace adulto sin haber superado ese miedo.

En los últimos años, los medios de comunicación han ayudado a que el número de casos de miedo a los perros haya aumentado considerablemente, infundiendo miedo irracional a razas concretas.

Si eres una persona que sufre cinofobia, y no sabes cómo superar el miedo a los perros, te invito a leer este artículo.

Cómo superar el miedo a los perros

Para empezar, debes comenzar por asumir que ese miedo que sientes a los perros es totalmente irracional, es decir, que no tiene sentido.

Cuando una persona siente miedo es porque está anticipando algo que va a suceder, entonces, ¿tiene sentido pensar que absolutamente todos los perros van a atacarte?. ¿Van a morderte?.

Quédate con esa frase que habrás oído miles de veces: “El perro es el mejor amigo del hombre”. Por algo será, ¿verdad?

Para estar tranquilo hay una serie de pautas para reducir tu miedo a los perros.

Pautas para superar el miedo a los perros

  • Graba en tu memoria que los perros no van por ahí atacando gratuitamente o por diversión. Solo un número muy pero que muy mínimo de perros atacan, y lo hacen, cuando tienes razones para hacerlo: se les ha dañado, se les ha molestado o se les ha invadido su casa o territorio.
  • Los perros son animales muy sociales, tanto como nosotros los humanos: aquellos perros que te encuentres en la calle son perros que ya están acostumbrados a vivir en sociedad, por tanto, no les debes temer.
  • Plantéate una lista de objetivos a cumplir para afrontar tu miedo: puedes empezar por plantearte acercarte a un cachorro, luego a acariciarlo, etc. Solo imaginátelo y busca vídeos en youtube de cachorros de perros jugando.
  • Acércate a un sitio donde haya perros, como por ejemplo, un parque y obsérvalos desde la distancia. ¿Ves algún ataque?. ¿Cómo se relacionan?
  • Busca amistades o familiares que tengan un perro equilibrado y empieza a afrontar tu miedo. Haz realidad la lista de objetivos que te planteaste. Descubrirás un maravilloso animal.
  • Hazlo poco a poco, tómate tu tiempo, y cuando empieces a relacionarte con el perro hazlo de forma suave. Puedes dejar que se acerque y te huela. No te va a hacer absolutamente nada, así que por favor, intenta no dañarle pensando acciones irracionales: ¡el perro no te va a hacer absolutamente nada!
  • Pide ayuda a tu familia, es mejor ir acompañado y sin presión.
  • Si observas que solo no puedes hacer frente a tu miedo, hay centros de adiestramiento canino que ayudan a las personas a superar el trauma.

Para realizar todos estos ejercicios, ayúdate de estás técnicas para superar la fobia: SUPERA TU MIEDO A LOS PERROS

59 Comments

hola. tengo 11 años y le tengo. muchisisisisimo miedo a los perros y nove como superarlo y por eso necesito ayuda
. alguien en ayuda por favor??

Yo desde que tengo memoria tengo mucho miedo a los perros por lo cual mis padres y yo decidimos ir al psicólogo. Me ayudó mucho consejo para asercarmele tocaba el de mi ve cine y le doy hasta ahora comida a unanperrita muy buena. Tengo poco miedo ahora a los perros pero a los de raza maso porque para mi son nerviosos y eso me da miedo consco un gol den q es buenísimo y labrador q salta y eso no me gusta .

Hola, muy interesante el articulo, sólo haría un apunte.
No todas las personas que tienen fobia a los perros, cinofobia, temen que les puedan morder, ya que eso sería un pensamiento mas o menos racional.
Simplemente temen de manera irracional la simple presencia del perro cerca de ellos, incluso estando con bozal, correa o tras una mampara…
Conozco personalmente muchos casos como lo que te cuento. Y me fastidia que todavía muchos propietarios de perros dicen eso de “si no hace nada…” y acercan aún más el animal sin respetar el miedo del fóbico.
Es verdad que se puede superar con acercamiento al objeto de temor, pero ha de hacerse de una forma controlada, no por el primer desconocido que se te cruza en el parque.

Hola, tengo 12 años y le tengo muchisimo miedo a los perros, es porque un perro me quiso morder de pequeña, pero eh leido estas cosas y las intentare hacer a ver si me funcinan, parecen muy buenas.
Gracias!

Hola, tengo 17 años y tengo cinofobia desde que tengo conciencia al igual que mi padre, y eso de que no te va a hacer nada es mentira, muchas veces mis familiares me han acercado a un perro, es muy incómodo, los perros siempre se me acercan y me aterra su intención, algunos me ladran, otros solo quieren mi atención, mi mamá dice que me quieren y quieren mi atención, porque sienten mi desagrado hacia ellos, sin embargo a mi nunca me han gustado los perros y me desagrada que se acerquen, pero me desagrada mucho más las personas intolerantes que priorizan a los perros sobre las personas he intentan acercar a su perro para que les pierdas el miedo, pues déjenme decirles como cinofóbica que dichas actitudes solo incrementan la angustia hacia los perros y a los amantes de éstos. No critiquen a los cinofóbicos, las fobias son irracionales pero por tenerla al “mejor amigo del hombre” (refrán popularizado por las películas del cine americano entre las décadas de los 60s y 80s) no van a pensar que es ridícula y mucho menos denigrarnos, aprendan a ser tolerantes.

Hola, tengo 17años y de verdad me dan mucho miedo los perros, es un miedo que no puedo controlar, hay veces que hasta me hace llorar, es muy feo por que mis papas me dicen que no me va ha pasar nada, que debo controlarme, y eso me hace sentir mas miedo, por que siento que no tienen ni idea de cuanto miedo siento, y lo peor de todo es que por donde yo vivo hay muchos perros en la calle y cada dia que salgo mi medo es mas.

hola tengo 11 años y tengo mucho miedo a los peros y tengo un cachorro y no puedo disfrutarlo porfavor ayudarme 🙁

Hola yo me llamo joel tengo 38 años y siempre le he tenido miedo a los perros no soy capaz de acercarme a uno y me avergüenza causandome ser insociable por eso pueden ayudarme

Hola! Tengo 17 años y mi temor a los perros es bastante grande no salgo de mi casa si no es en auto, tiemblo mucho cuando los miro y lo peor es que tengo un perrito de 6 años ya. Ayúdenme por favor estoy muy desesperada y no sequé hacer😭 Agradecería muchísimo su comprensión 💖

Varios consejos acerca de cómo vencer el miedo a estos animales domésticos tan comunes.

El temor a los perros es una de las formas de miedo más habituales. Al ser animales domésticos muy comunes hay quien lo pasa realmente mal por el simple hecho de cruzarse con uno yendo por la calle o pasar por delante de una casa en el que haya uno ladrando.

En este artículo veremos diferentes claves acerca de cómo vencer el miedo a los perros, y cómo aplicar estos consejos en el día a día.

¿Por qué aparece este miedo?

No existe una sola razón por la que una persona pueda desarrollar miedo a los perros. Diferentes aspectos que pueden estar influyendo en esto, como por ejemplo la apariencia salvaje de este mamífero (que a fin de cuentas es de la misma especie animal que el lobo), su propensión a ladrar (un sonido que a veces da sustos y puede expresar agresividad), su carácter relativamente impredecible (si lo comparamos al de un ser humano), etc.

En general, el temor a los perros es algo adquirido, aprendido de manera involuntaria, aunque este aprendizaje aporte más inconvenientes que ventajas. De hecho, en los casos más extremos puede hablarse incluso de fobia a los perros, o cinofobia, que es lo que ocurre cuando esta ansiedad y sentimiento de malestar son tan potentes que desgasta significativamente la calidad de vida de la persona de manera cotidiana.

Hay que señalar, pues, que si el temor a los perros es extremadamente intenso, probablemente lo más útil será acudir a un profesional de la salud mental. Recurrir a la psicoterapia es necesario para aquellas personas que experimentan un nivel de miedo que les impide ni siquiera exponerse lo más mínimo a los perros y que creen que esto les perjudica gravemente (es posible presentar ese fuerte temor aprendido y que sin embargo se viva en un lugar libre de perros, con lo, cual a no ser que el hecho de residir ahí sea impuesto por el temor, no tiene por qué suponer un problema grave).

Para el resto de personas en las que el malestar no es tan intenso y es posible realizar los primeros pasos necesarios para estar cerca de un perro manteniendo el control de uno mismo, que es lo que ocurre en la mayoría de casos, los consejos que vienen a continuación pueden ser útiles.

1. Evalúa el grado de temor que sientes

En primer lugar, es importante realizar una estimación sobre hasta qué punto ese temor a los perros es intenso o no, lo cual también ayuda a saber en primer lugar si puede tratarse de una fobia o no.

Por ejemplo, si puedes mantenerte en un sitio teniendo un perro descansando a unos tres metros de ti y sabes con seguridad que, más allá de sentirte mal, no vas a perder el control de la situación mientras el perro no se dirija a ti o no haga movimientos bruscos, lo más probable es que se trate de un temor a los perros normal, no patológico (de hecho, incluso si no cumples esa condición es posible que no tengas una fobia).

Una vez establecido esto, traza una jerarquía de situaciones que te den miedo en relación a los perros, ordenándolas según el malestar que te producen. A partir de ahí, valora cuáles son las diferentes etapas por las que tendrás que pasar, teniendo en cuenta aquellos aspectos de la interacción con perros que más miedo te den.

Por ejemplo, es posible que para algunas personas el nivel de miedo no dependa tanto de la proximidad de estos animales, como de las probabilidades de que ladren, o puede que este temor no exista si los perros son pequeños. Saber esto ayudará a no alargar el proceso de superar este temor.

2. Reconoce los síntomas del miedo

Cuando estés experimentando en primera persona los efectos del temor a los perros, fíjate en cuáles son las manifestaciones concretas de este temor cuando este llega a sus máximos o cuando está cerca de llegar a sus máximos. ¿Tiendes a salir corriendo unos pocos metros perdiendo el control? ¿Sientes que te mantienes en el sitio y prefieres no moverte? Saber esto te ayudará a preparar las medidas adecuadas para la siguiente fase.

3. Exponte al miedo de manera planificada

Lo primero que debes hacer es intentar pasar por las situaciones vinculadas al temor a los perros que te dan menos miedo, para volverte resistente a ellas. Cuando hayas superado esta fase y notes que ya no puedes hacer progresos significativos en ella, pasa a exponerte a otra situación que normalmente suela darte más miedo que la anterior, y así sucesivamente.

Además, es bueno que cuentes con estrategias preparadas para evitar que los síntomas del miedo sean un problema. En algunas ocasiones esto puede ser sencillo, como tener cerca una botella de agua si normalmente se te seca la boca, pero en otras puedes llegar a necesitar a una persona que te ayude, especialmente si tiendes a huir. Este ayudante puede tener la tarea, por ejemplo, de evitar que retrocedas corriendo, dado que la huida alimenta al miedo.

Es importante también que te asegures de que en esta fase de entrenamiento para superar el temor a los perros no te sirvas de un can caracterizado por ser agresivo. No te pongas obstáculos innecesarios.

4. Aprende sobre los perros y su naturaleza bondadosa

Además de intervenir sobre el modo en el que reaccionas en tiempo real a los perros, es bueno que actúes sobre tus creencias. Parte del miedo puede partir del desconocimiento de estos animales.

Los perros son justamente un linaje de cánidos seleccionados artificialmente para hacer que los individuos más bondadosos y colaborativos tengan descendencia. Todo lo que hace que un perro sea un perro tiene que ver con su clara tendencia a no atacar y su propensión a involucrarse más bien en tareas de protección de seres humanos.

Las conductas de evitaciГіn pueden aumentar el miedo. Sin embargo, exponerse poco a poco, o recurrir a la ayuda de un psicГіlogo, te ayudarГЎn a superar tus fobias

Uno de los problemas psicológicos con los que convivimos son las fobias, temores irracionales que, si se tratan, pueden desaparecer. Nacen del asco, de la aprensión, de un estado de ansiedad y de estar rumiando constantemente, anteponiendo el acc >

"Estos miedos exagerados producen malestar clínico y pueden desencadenar un ataque de ansiedad o de pánico", afirma el profesor Antonio Cano Vindel, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid. Generalmente, no responden a los tratamientos farmacológicos, sino a una terapia conductivo-conductual en la que se haga ver lo ilógico e irracional del miedo.

Por ejemplo, “es tan probable que uno sufra un accidente de avión como que toque la lotería. Sin embargo, nunca damos una entrada para un piso confiando que el resto lo pagará el dinero que ganemos en este premio. Pero sí sentimos la angustia de morir en un accidente aéreo cuando vamos a emprender un viaje”, reflexiona el especialista en ansiedad y estrés. De ahí que haya que entender por qué se producen las fobias y buscar ayuda profesional para no ponernos límites y poder disfrutar de todas las oportunidades que nos brinda la vida.

Pánico a los perros

Cuando el objeto de nuestra fobia son los animales domésticos, en concreto los perros , no solo nos exponemos a pasarlo mal -ya que el 40% de los hogares españoles convive con una mascota, con lo que es muy probable que nos toque visitar a algún amigo que conviva con estos animales- sino también nos perdemos la oportunidad de disfrutar de la compañía de estos nobles peludos de cuatro patas.

"La fobia a los animales, o zoofobia, puede afectar a cualquier persona, aunque aqueja en mayor medida a mujeres que a hombres. El 90% de las fobias a animales se desarrolla en la infancia, aproximadamente entre los ocho y los nueve años", explica la psicóloga Natalia Ayelén Tomé Grosman, del Hospital Vithas Parque San Antonio (Málaga).

¿Por qué se desarrolla una fobia?

Según explica la psicóloga, en el origen de una fobia hay que tener en cuenta dos factores: la vulnerabilidad biológica y la psicológica.

  • La vulnerabilidad biológica consiste en una hipersensibilidad neurobiológica al estrés, genéticamente determinada. Ciertas personas pueden tener un sistema nervioso autónomo lábil o inestable, que se activa fácilmente y es lento a la hora de reducir esta activación y volver a la calma.
  • La vulnerabilidad psicológica se basa en la creencia del individuo de que no será capaz de predecir y/o controlar su respuesta ante situaciones estresantes. Esto puede deberse a la sobreprotección de los progenitores o, por el contrario, la falta de cariño, falta de apego, así como haber vivido episodios estresantes o traumáticos, y no contar con herramientas para superar este estrés.

"Una persona que en su infancia haya sido mordida por un perro, desarrollará o no una fobia en función de su vulnerabilidad genética y/o psicológica, así como por su personalidad, sus habilidades para afrontar el estrés, su sensibilidad a la ansiedad, etc", añade la especialista.

Aún así, "está claro que una experiencia negativa directa o indirecta (haber sufrido una mordedura o ver esta situación de cerca), genera un condicionamiento directo, que en función de la gravedad y sumado a la evitación de la situación tras la experiencia negativa, pueden acabar aumentando el riesgo de desarrollar una fobia", advierte.

Ayudar a los hijos

Muchas veces la familia puede exacerbar la fobia sin darse cuenta, ya sea por el propio temor a que le suceda algo al pequeño, o por no saber gestionar de forma adecuada las emociones negativas. Aprender a mantener la calma y no dar importancia a ese miedo es, en ocasiones, la mejor manera de lidiar con este problema.

Por ello, no es bueno evitar encontrarse con los perros mientras se está con una persona que sufra fobia a los animales, ya que de esa manera nunca aprenderá a superarla. Si bien es cierto, que cuando el temor es excesivo, hay que exponerse de forma controlada y progresiva, para evitar un empeoramiento, y con la ayuda de un profesional.

Cómo vencer la fobia de adultos

Aunque se había afirmado que la zoofobia puede remitir sin tratamiento en la infancia y la adolescencia, la tendencia general no parece ser esta. En los adultos, el trastorno tiende a ser crónico a no ser que se reciba tratamiento.

Principalmente, éste consiste en enfrentarse a las situaciones temidas y/o evitadas. Se denomina exposición en vivo (EV) y hoy, por hoy, es la mejor manera de manejar estos problemas y superarlos. Por ejemplo, "en el caso de la fobia a los animales, es bueno hablar sobre los que nos dan miedo, ver fotos o vídeos de los mismos, visitar lugares donde haya estos animales (tiendas, zoo, casas de amigos, etc.), pasear por calles en los que uno pueda encontrárselos, acercarse a ellos, escuchar sus sonidos, tocar y acariciarlos y alimentarlos", recomienda la psicóloga.

Antes de comenzar la EV, es conveniente dar información sobre el animal temido y corregir posibles creencias erróneas sobre este. También, puede ser necesario enseñar habilidades para manejar al animal en cuestión.

¿Y si adopto un perro?

Muchas personas que conocen a otras con fobias a los perros recomiendan, sin dudarlo, tener una mascota en casa. En opinión de la psicóloga Natalia Ayelén Tomé Grosman, puede ser beneficioso siempre y cuando se haga un trabajo de exposición previo. Es decir, "si mi hijo suele presentar una ansiedad elevada cada vez que ve a un perro, traerle uno a casa sin preparación previa y sin aviso, puede ser perjudicial. Sin embargo, con el tratamiento adecuado (exposición) llevado a cabo por un profesional de la psicología, puede resolverse la fobia en cuestión de semanas y toda la familia podrá disfrutar de un nuevo miembro canino", concluye la experta.

В© ВЎHOLA! Prohibida la reproducciГіn total o parcial de este reportaje y sus fotografГ­as, aun citando su procedencia.