Animales

Mantenimiento y cuidados del camaleón (III) Comentar (1)

¿Te encantan los camaleones y te gustaría tener uno como mascota? Cada camaleón es diferente, por lo que su alimentación también lo es: aunque sea común en la base, cada especie necesita diferentes cantidades de nutrientes. En este post te hablamos de la alimentación de un camaleón majestuoso y espectacular, el camaleón de Yemen. ¡No te lo pierdas!

La alimentación del camaleón de Yemen

El camaleón de Yemen se alimenta sobre todo de insectos. Tiene una lengua ágil y pegajosa, perfecta para cazar a estos pequeños animales. Sus favoritos son los de color verde, pero se puede alimentar también de gusanos, cucarachas, langostas… ¡lo que encuentre en su entorno!

En el caso de tener un camaleón de Yemen como mascota, podrás hacerte con estos insectos en tiendas para animales y centros veterinarios especializados en exóticos. Además de insectos, este camaleón come vegetales para hidratarse, en casa puedes ofrecerle brotes frescos, lechuga, frutas y verduras… de todo menos cítricos. Lechuga, melón, sandía, brotes tiernos para ensalada… son alimentos deliciosos y muy ricos en agua. Le encantarán y le mantendrán hidratado.

Para hacer que la dieta del camaleón de Yemen sea lo más completa posible, puedes darle complementos vitamínicos y de calcio, aunque te recomendamos que consultes siempre a un veterinario antes de hacerlo.

Nutrición de camaleones jóvenes y gestantes

Si tienes un camaleón de Yemen muy joven o una hembra gestante, esto modifica sus necesidades y deberás tenerlo en cuenta al alimentarlo.

Comerán más o menos lo mismo que el resto de camaleones, pero es cierto que necesitarán tomar complementos alimentarios más a menudo, mientras que otro ejemplar tomaría vitaminas y calcio extra un par de veces por semana, una hembra gestante o un camaleón joven necesitará aproximadamente el doble.

Para asegurarte de que tu camaleón no tiene ninguna carencia nutricional, consulta a tu veterinario y llévalo a revisiones rutinarias periódicamente. Muchas veces no nos damos cuenta de que están mal alimentados hasta que ya hay un problema visible. ¡Evita llegar a eso!

Y a ti, ¿te gustaría tener un camaleón de Yemen?

Problemas de la alimentación

Desgraciadamente, algunas especies de camaleones se ponen muy exigentes con la comida cuando están en cautividad. Después de un breve período de transición, es posible que rechacen cualquier tipo de alimento, salvo sus comidas favoritas. Nunca debe usted permitir que las cosas lleguen a este extremo. El problema puede evitarse dando a los animales una dieta tan variada como sea posible. A casi todos los camaleones les gustan los insectos verdes. Hasta los ejemplares más remilgados para comer, como suelen ser los animales que acaban de ser importados, ceden a la vista de una cucaracha verde o de un saltamontes verde. Los camaleones comen diariamente, con un día de ayuno por semana. La cantidad de alimento necesaria depende de cada especie.

Suele decirse que los camaleones en cautividad sufren problemas de obesidad. Sin embargo, cuando se investigan estas afirmaciones, suele resultar que los animales en cuestión, tal vez debido a que han bebido poca agua, han desarrollado grasa en los riñones o algo parecido, muriendo después a consecuencia de ello. Sólo conocemos unos pocos casos de verdadera obesidad en los camaleones, causados por exceso de vitaminas. En un caso el animal se había puesto tan obeso que los huesos habían crecido deformados. Por lo general, las especies de movimientos lentos tienen más tendencia a la obesidad que las especies más activas. Con respecto a la obesidad, hay que tener un cuidado especial con las hembras. Como regla general, los camaleones sólo comen lo que necesitan.

Basándonos en nuestras observaciones, la hora más favorable para dar de comer a los camaleones de tierra es por la mañana, y para los camaleones verdaderos es por la tarde, cuando los camaleones se han calentado suficientemente. Los grandes camaleones tienen que acostumbrarse a las pinzas con que se les da la comida o al comedero en el cual pueden cazar a los insectos. No todos los ejemplares se acostumbran a esto, y con los animales muy tímidos hay que dejar los insectos vivos en el terrario para que los camaleones puedan cazarlos a su gusto. Con las especies pequeñas y con los animales pequeños, echamos dentro del terrario una cantidad adecuada de Drosophila o de grillos pequeños una vez por día.

Desgraciadamente, hay ocasiones en que los camaleones tienen que ser alimentados a la fuerza. Con muchas especies esto es relativamente fácil. En cuanto el camaleón es sacado del terrario abre su boca, y se puede meter la comida o la medicina al fondo de las fauces. Si el animal no abre la boca por voluntad propia, es posible irritarlo frotándole el hocico, golpeándole la boca o apretándole levemente los ojos para forzarlo a abrir la boca. Si el camaleón insiste en rechazar la comida, se le puede poner a la vista uno de sus congéneres. Si esto tampoco tiene éxito, conviene dejar tranquilo al animal.

Se dice con frecuencia que los camaleones comen exclusivamente insectos, o al menos que son carnívoros. Esto no es cierto. Henkel filmó un Chamaeleo brevicornis en la naturaleza libremente pastando las flores amarillas de un arbusto. En el terrario, Seume fue el primero en observar a un Chamaeleo lateralis comiendo regularmente hojas de Zebrina pendula. Nuestra sospecha inicial de que esto fuera solamente un hecho aislado de un ejemplar de camaleón no se confirmó. La misma planta es comida regularmente por otros camaleones pantera y alfombra. Por lo tanto, podemos recomendar a Zebrina pendula como planta muy adecuada para el terrario. Además, también se ha observado al Chamaeleo brevicomis comiendo hojas de helecho en el terrario. El examen del contenido del estómago de camaleones silvestres ha revelado también la presencia de restos vegetales y de semillas. Esto demuestra que se necesita estudiar el tema más a fondo.

Suplementos

Todos –y realmente queremos decir todos, sin excepción– los animales que han de servir de alimento para los camaleones tienen que ser bien espolvoreados con una mezcla de calcio y vitaminas. Además, cada semana se da a los camaleones hasta 5 gotas –según el tamaño– de un compuesto polivitamínico líquido, directamente en la boca. Al agua para beber (en los camaleones pequeños y jóvenes, al agua que se rocía) se les agrega más líquido polivitamínico, una cucharilla de té de gluconato de calcio por cada 5 litros de agua, y menos de una gota de solución de yodo dos veces por semana. Además, los camaleones tienen que tener un platillo con escudo de sepia o con un suplemento de calcio para reptiles. Se ha visto a ejemplares de camaleones ingiriendo calcio activa y repetidamente.

Básicamente satisfacemos las necesidades de agua de los camaleones con el rociado. Sólo hay dos excepciones. A los animales más grandes, a partir del tamaño de un Chamaeleo lateralis adulto (longitud total de unos 15 cm), se les da agua con una pipeta dos veces por semana. A los camaleones que no beben agua voluntariamente les rociamos agua directamente en la boca. Además, a los animales en terrarios de cuarentena hay que darles agua a mano, porque no conviene rociarlos para evitar que vuelvan a autocontagiarse con los agentes patógenos. A los camaleones en cuarentena hay que darles agua en días alternos. Tiene usted que acostumbrarse a usar una pipeta separada para cada camaleón y limpiarla cada vez que la use. Sólo así puede evitarse el contagio de enfermedades. Tampoco olvide poner un bebedero para los camaleones. Muchos se acostumbran a beber agua en un bebedero o recipiente. Por otra parte, algunos camaleones sólo beben agua corriente, aparte de las gotas. Para esto ha demostrado ser muy útil el uso de una fuente para interiores (de las que se usan para instalaciones de hidrocultura). Muchos camaleones beben también agua que gotea. Use un frasco tipo IV (se consiguen en los hospitales) vació y el regulador en infusión adecuado. El frasco se llena de agua y se cuelga sobre el terrario, después se fija el regulador de infusión y se ajusta a la velocidad de goteo. No es necesario que el agua gotee durante todo el día, una hora al atardecer bastará. Desgraciadamente, por lo general no hay suficiente espacio encima del terrario y además, la habitación en la que está el terrario acaba teniendo el aspecto de una unidad de cuidados intensivos. Algunos camaleones pueden acostumbrarse a beber agua en bebederos automáticos de los que se venden para animales pequeños, pero desgraciadamente son muy pocos. De todos modos, puede que al propietario le interese hacer algunas pruebas.

Un consejo acerca de las plantas. Hay plantas, como algunos helechos, que favorecen la formación de grandes gotas en la parte inferior del follaje después del rociado, puesto que las gotas quedan colgando de las hojas durante un tiempo bastante prolongado. Estas plantas son especialmente adecuadas para los terrarios. A casi todos los camaleones les gusta beber en las hojas. Desgraciadamente, también les gusta defecar allí, lo que causa la pudrición de las plantas.

Si deseas saber más acerca de cómo cuidar a tu camaleón, te recomendamos la publicación Manuales del Terrario Camaleones de la Editorial Hispano Europea: