Animales

Por qu - los perros te huelen la entrepierna?

Si has experimentado esta situación recientemente, es muy probable que te preguntes por qué mi perro me huele la entrepierna y quieras conocer el significado de esta conducta, tan común en los canes. Para empezar, es importante señalar que no es un comportamiento negativo o que debamos reprimir. Los perros buscan información del entorno constantemente, principalmente a través de la nariz, así que es completamente normal que olisqueen todo aquello que les resulta interesante, incluida nuestra entrepierna.

Ahora bien, esta conducta puede tener diversos significados, por lo que en este artículo de ExpertoAnimal detallaremos los motivos que explican por qué los perros huelen la entrepierna. Si tu también te preguntas el por qué de este comportamiento, sigue leyendo y descúbrelo todo sobre los perros.

El olfato del perro

Antes de explicar por qué los perros huelen la entrepierna, debemos hablar del olfato canino, que es extremadamente poderoso. A diferencia de nosotros, los humanos, que poseemos 5 millones de receptores olfativos, los perros poseen entre 200 y 300 millones. Esto convierte el sentido del olfato en uno de los más importantes para el perro. De hecho, los canes se comunican constantemente entre ellos utilizando señales químicas, conocidas como feromonas.

Algunas de ellas, como las feromonas de apaciguamiento, las secretan las hembras lactantes para tranquilizar a los cachorros. Pero además, por su eficacia, actualmente se comercializan feromonas sintéticas para complementar la modificación de conducta ante la aparición de problemas del comportamiento como la ansiedad o el estrés. Pero existen muchos otros tipos de feromonas, como las que se expulsan a través de orina, heces, sacos anales o marcaje con las patas.

¿Por qué los perros se huelen unos a otros?

El lenguaje de los perros es complejo y extenso, más de lo que muchos tutores creen. Por ello es necesario dedicar tiempo a conocer el comportamiento canino, las señales de calma y muchas otras curiosidades sobre la especie, solo de esta forma conseguiremos interpretar correctamente los comportamientos de nuestro perro.

Gracias a la comunicación química, los perros son capaces de percibir cuándo un individuo se encuentra estresado, feliz, triste o nervioso. Esto explica, por ejemplo, por qué los perros se huelen el ano: están buscando información importante del otro can, en este caso a través de los sacos anales. Pueden descubrir también su sexo, edad o variaciones en la sexualidad, como puede ser el celo en las perras.

Una vez más cabe señalar que estamos ante un comportamiento totalmente normal y aceptable en la comunicación canina. En ningún caso debemos evitar que nuestro perro olfatee el ano a otro o impedirle que olisquee las heces de otros perros si no llega a comérselas. Para los canes domésticos, que pasan la mayor parte del tiempo en casa, olfatear el entorno es una fuente de enriquecimiento que les ayuda a entretenerse, a la vez que se ubican, conocen a sus congéneres y mucho más.

¿Por qué los perros huelen las partes íntimas?

Cuando un perro olisquea nuestras partes íntimas busca obtener información de nosotros, al igual que lo hace con otros perros. El problema es que a nosotros nos extraña. No obstante, los perros se comunican con los seres humanos en un lenguaje canino y es irrealista esperar otro tipo de comunicación más humanizada.

El ser humano también dispone de glándulas apocrinas sudoríparas, pero no están distribuidas por todo el cuerpo sino que se encuentran presentes en axilas e ingles. Por lo tanto, un perro que quiera obtener información de nosotros se acercará a estas zonas. Esto explica porque los perros huelen las partes íntimas de las personas.

Este comportamiento es muy habitual cuando el perro no conoce a un ser humano, pero también es altamente habitual cuando ya lo conoce, ya que lo que busca simplemente al olisquear nuestra entrepierna es saber cómo estamos. Con una persona conocida este comportamiento bien podría interpretarse como un saludo cariñoso, ya que verlo de este modo es mucho más comprensible para nosotros.

El comportamiento de oler las partes íntimas a humanos se acentúa notablemente en las siguientes situaciones, que explican por qué los perros huelen la entrepierna:

  • Personas que han mantenido relaciones sexuales recientemente.
  • Mujeres que están menstruando.
  • Mujeres que han dado a luz recientemente y están lactando.
  • Mujeres que ovulan (aquí es muy perceptible la acentuación de este comportamiento).
  • Personas que están experimentando por una enfermedad.

Consejos para “levantar” con la ayuda de tu perro

Muchos hemos pasado por la situación incómoda en la que tu perro te saluda o se acerca a alguna visita y justo la primera parte que huele son las partes íntimas. Si bien para ti es algo vergonzante, para él es un comportamiento normal y natural, así que no lo debes castigar.

Ya es bien sabido que el olfato del perro es su máximo sentido y gracias a esta increíble capacidad, él puede obtener bastante información de otras especies, entre ellos nosotros, los seres humanos. Es decir, cuando los perros nos huelen están decodificando varios de nuestros datos.

¿Pero cuál es la información que están olfateando de nuestras partes íntimas? De acuerdo con una publicación de Psychology Today, nuestra piel contiene dos tipos de glándulas sudoríparas: las ecrinas y las apocrinas. Las ecrinas están localizadas en la piel por todo el cuerpo y son las que se encargan de producir sudor con el mero fin de regular la temperatura corporal. Las apocrinas, por otra parte, están localizadas en las axilas, alrededor de la areola y en los genitales.

Es así como con sólo olfatear, los perros sabrán el sexo, edad, salud y estado de ánimo de las personas, además de información sexual, como si una mujer está ovulando o si está embarazada. De hecho, se han conocido muchos casos en los que el perro detecta el cambio hormonal de la mujer, incluso antes de que la mujer se haga la prueba de embarazo.

Por otro lado, diferentes estudios también han comprobado como el poderoso olfato canino puede ser una clave para salvar vidas y prevenir el cáncer a tiempo.

Cuando una persona acaba de tener relaciones sexuales, cuando una mujer está ovulando o está amamantando, llamará especialmente la atención del perro para olerte y lo hará justo en tus partes genitales, por el hecho que es en estas zonas donde más se concentran esta producción hormonal, especialmente de las feromonas.

La próxima vez que un perro se acerque a oler tu entrepierna ya sabrás que es porque es una manera de interacción contigo, en la que el can está detectando tu estado de ánimo y de salud que para él es muy importante detectar sobre las especies con las que convive.

¿Qué hacer cuando los perros huelen los genitales?

Aunque este comportamiento pueda resultarte algo incómodo, lo cierto es que lo ideal para tu perro es no hacer absolutamente nada, ya que intervenir supone impedirle a tu perro que emplee el lenguaje propio de la especie. Una buena relación entre propietario y perro debe basarse en la confianza, por ello, permitir que olfatee tus partes íntimas sin ningún pudor le demostrará que entiendes su saludo y lo respetas.

No obstante, si nuestro perro intenta llevar a cabo este comportamiento con personas extrañas o que no son de confianza y queremos evitarlo, lo mejor será utilizar la obediencia básica para llamar a nuestro perro y pedirle que se quede a nuestro lado. Si bien este comportamiento no es negativo, no todas las personas estarán dispuestas a dejarse olfatear, por lo que evitaremos una situación que pueda resultar desagradable para terceros.

¡Ahora ya sabes por qué los perros huelen la entrepierna y qué hacer al respecto! ¿Tu perro también lo hace? Comparte tu experiencia con nosotros y explícanos el motivo por el que crees que lleva a cabo esta conducta.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué los perros huelen la entrepierna?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Hay un motivo que explica esos momentos incómodos.

Por todos es sabido que los perros no siempre entienden lo que son las fronteras. Son criaturas a las que les gusta lamer caras de desconocidos u olisquearles la entrepierna.

Este último comportamiento puede dar lugar a más de un momento incómodo, especialmente para las mujeres que están menstruando, que sienten que atraen más la atención de los perros durante ese periodo del mes.

¿Por qué da la impresión de que los perros se revolucionan más cuando hay alguna mujer a su alrededor con la regla? La edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con un par de expertos para descubrirlo.

La verdad sobre los perros olfateadores

"Los perros se dejan llevar por los olores", confirma Kate Mornement, experta en comportamiento animal. "Experimentan el mundo principalmente a través de su sentido del olfato. Cuando una mujer tiene la regla probablemente huele diferente, lo cual resulta interesante para el perro".

El sentido del olfato canino es tan potente que los perros actúan en operaciones antidroga, en investigaciones forenses y en detección de chinches. Tienen unos 200 millones de receptores sensoriales en la nariz, frente a los 5 millones de los seres humanos. Varios estudios también han demostrado que los perros saben detectar problemas de salud como cáncer y migrañas.

"Cuando los perros se olisquean el culo entre sí o cuando huelen la entrepierna de una mujer que tiene la regla, es una forma de buscar información", señala Kirstin McMillan, entrenadora de animales de películas. "Estoy segura de que cuando una mujer menstrúa, por dentro están ocurriendo fenómenos naturales".

Desde el punto de vista biológico, los perros tienen un receptor sensorial especial llamado órgano de Jacobson. En humanos y otros mamíferos, las glándulas apocrinas segregan feromonas, que pueden transmitir mucha información a los perros. Estas glándulas están muy concentradas en la zona de las ingles, así que los perros se sienten atraídos por esta región de nuestro cuerpo cuando llevan a cabo una sesión de recogida de información por olores. También es ese el motivo por el que los perros se huelen los genitales y la zona anal entre sí como saludo.

"Muchas veces tiene que ver con el sexo", apunta McMillan. "Quizás huelen por la presencia de testosterona. Los machos no castrados suelen ser más agresivos y territoriales, así que es más probable que se pongan a oler, ya que tratan de comprobar la testosterona para determinar si tienen que plantear algún tipo de desafío o si están bajo alguna amenaza".

Los machos no castrados suelen oler a las hembras para detectar información sobre su estatus reproductivo, y para saber si pueden montarlas, dependiendo de lo que descubran, añade McMillan. Para saludarse entre sí, las hembras a veces también se huelen en busca de información sobre su fertilidad y con la intención de descubrir si pueden ser una amenaza.

"Imagina a una mujer joven en edad fértil. De algún modo, plantea una amenaza a otra mujer", afirma McMillan. "Como humanos, hacemos como que no nos importa, pero a los perros sí. Ellos no tienen que fingir".

Qué perros tienden a hacerlo más

Cuando un perro le huele la entrepierna a una mujer que menstrúa no busca exactamente la misma información sobre amenazas y sexo que cuando lo hace con una perra, pero aun así sigue habiendo cierto nivel de interés.

"Hasta ocurre en los rodajes cuando trabajas con un perro", señala McMillan. "Si la actriz está menstruando, el perro lo sabrá y estará un poco más interesado".

Mornement cuenta al HuffPost que los perros de un tamaño medio-grande son más proclives a ser "oledores de entrepierna oportunistas". "Para los perros más pequeños no es tan fácil llegar a oler algo que no está a la altura de su nariz, a menos que estés sentada en el suelo", matiza.

Los sabuesos, como los perros de San Huberto y los basset hound, tienen un sentido del olfato más fuerte que otras razas de perros, así que es lógico que tengan más interés en las ingles de las mujeres que están menstruando, aclara McMillan. Pero de lo que más depende es de lo bien educado que esté el perro.

"Algunos perros están entrenados para saludar de forma educada, así que, independientemente de lo que detecten, harán como si nada", argumenta. "Pero, aun así, huelen que tienes la regla. Simplemente están enseñados para permanecer indiferentes. Otros perros son más desagradables y se ponen a restregar su nariz contra la entrepierna de cualquiera para oler en profundidad".

Mornement da un consejo a quien le toque lidiar con ese perro "desagradable".

"Si tu perro es un oledor y te avergüenza, enséñale un comportamiento incompatible, como quedarse sentado tranquilamente", dice. "Usa pequeños regalitos para recompensarlo por sentarse cuando hay mucha gente a su alrededor".

La historia del tampón.

Paralelamente, muchos perros parecen sentir una atracción similar por los tampones usados de la papelera.

"Creo que muchas tenemos historias de este estilo, como aquella vez que vino gente a casa y Rex salió con un tampón entre los dientes", recuerda McMillan. "Se ponen a jugar con tu tampón, lo destrozan en mil pedazos, y eso cambia por completo la relación con tu perro. Es tan asqueroso. Están tan atraídos por ese olor que es realmente peligroso".

Si un perro se traga un tampón, puede provocarle una obstrucción fatal, sobre todo si el tampón ya estaba hecho trizas. En ese caso, lo mejor es tratar de inducirle el vómito y llamar inmediatamente al veterinario.

"Al final es probable que se lo tengas que sacar tú mismo, porque ellos no son capaces de tragárselo. Y si la cuerda del tampón es larga, se le puede enredar en los intestinos", asegura McMillan, que añade que las sustancias químicas de muchos tampones tampoco son buenas para los perros.

La mejor forma de evitar esta escena es usar cubos de basura con tapa, pero a veces ni siquiera eso es suficiente. "Si tienes un Houdini, quizá necesitas un cubo de basura con cierre seguro, aunque normalmente tampoco es para tanto".

Al fin y al cabo, McMillan ve esa situación incómoda como un pequeño efecto colateral del increíble poder del olfato canino.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

Video: Por qué los perros huelen las partes íntimas? (Diciembre 2019).