Animales

El golpe de calor en los gatos - Síntomas y primeros auxilios

El verano es época de riesgo de golpe de calor en gatos. ¡Hay que protegerlos lo máximo posible, el calor puede ser muy peligroso! Si tu gato sufre un golpe de calor, esto podría provocarle daños irreversibles, o incluso la muerte.

Te contamos cuáles son los síntomas del golpe de calor para que puedas detectarlos a tiempo y actuar, además de cómo puedes prevenirlo.

Golpe de calor en gatos, ¿qué lo causa?

La temperatura normal de los gatos está entre los 38 y los 39,5º. Cuando suben de esa temperatura, el cuerpo intenta autorregularse por medio del sudor en las almohadillas, los genitales, la saliva y mediante jadeos. Si sólo sube un poco, no pasa nada, con esos mecanismos pueden regularse sin problemas, pero hay ciertos grupos más susceptibles a que la situación se agrave y sufrir un golpe de calor: los gatos ancianos y los muy jóvenes, los enfermos y los obesos.

¿Qué causa el golpe de calor en gatos? Lo que desencadena este problema más a menudo es:

  • Falta de agua: ¿sabías que los gatos no beben mucha? Pero cuando hace mucho calor, es importante asegurarse de que se hidrata bien.
  • Altas temperaturas, calores sofocantes, peor aún si el ambiente es húmedo.
  • Falta de ventilación: mantener al gato en un lugar cerrado incrementa el riesgo de golpe de calor (dentro del coche, en una jaula o transportín…).
  • Exposición al sol durante mucho rato: la acción directa del sol, especialmente en la cabeza, es un riesgo muy grande. ¡Ofrécele lugares frescos y a la sombra!

Síntomas del golpe de calor en gatos

Ya sabemos qué causa los golpes de calor en los gatos, pero ¿cómo saber si está sucediendo? Deberías alarmarte si observas:

  • Temperatura mayor a 42º
  • Debilidad
  • Salivación excesiva
  • Ritmo cardíaco elevado
  • Temblores
  • Lengua azulada
  • Dificultad para caminar, se tambalea y parece mareado

Como hemos dicho, el golpe de calor es muy peligroso para los gatos y hay que actuar cuanto antes o podría morir. Si sospechas que tu gato tiene un golpe de calor, deberás llamar de urgencia al veterinario, pero además puedes seguir estos consejos para practicarle unos primeros auxilios…

Qué hacer ante un golpe de calor en gatos

Ayudar a tu gato urgentemente es lo más importante. No puedes dejar de llamar al veterinario, pero además, estos primeros auxilios te ayudarán a hacer que se encuentre mejor a corto plazo:

  • No quieras bajar su temperatura radicalmente, es mejor hacerlo de forma gradual. Si no, podrías provocarle una hipotermia.
  • Traslada a tu gato a un lugar bien fresco de la casa, donde no le dé el sol. Puedes tumbarlo en el suelo y ayudar con un ventilador a mínima potencia.
  • Mantén su boca húmeda, puedes utilizar un spray con agua. No dejes que se seque, repite cuanto sea necesario.
  • Con gasas o trapos pequeños húmedos, refresca su cuerpo: céntrate en la cabeza, las patas, el pecho, el cuello y la tripa. No utilices una toalla grande para envolverlo entero, es mejor ir poco a poco.
  • Revisa su temperatura con un termómetro hasta que vuelva a bajar a los 39º.

Cuando se estabilice en una temperatura segura, tendrás que llevarlo al veterinario para que lo revise y pueda descartar secuelas, además de mandarle algún tratamiento de recuperación si es necesario, como por ejemplo vitaminas o sales minerales.

Aprende a prevenir el golpe de calor en gatos

Un golpe de calor en gatos se puede solucionar si se trata a tiempo, ¡pero lo mejor es prevenirlo! Para mantenerlo fuera de peligro, sigue estos consejos:

  • NUNCA dejes a tu gato dentro del coche, y mucho menos en verano. Aunque esté a la sombra, un coche puede acumular un calor peligrosísimo en apenas unos minutos. Tampoco lo dejes metido en el transportín, estas bolsas son de uso temporal y bajo vigilancia.
  • Asegúrate de que tu gato tiene acceso a agua fresca en todo momento.
  • Déjale siempre disponible una zona fresca o de sombra.
  • Si tu gato es de pelo largo, en verano puedes acudir al peluquero para que recorte el manto externo. ¡Pero nunca debes pelar a tu gato por completo! El pelo es la única protección que tienen frente al sol, sin él, se queman.
  • Evita que tu gato sea obeso. Mantenle bien activo, ¡pero tampoco te pases! El ejercicio demasiado intenso también produce mucho calor.
  • Dale su comida al atardecer y en un lugar fresco.

Para que tu gato no sufra golpes de calor este verano, ¡simplemente cuídalo! Vigila que esté en lugares frescos, si le gusta salir a la calle, no se lo permitas en las horas de más calor.

Causas del golpe de calor en gatos

La temperatura habitual de los felinos ronda entre los 38ºC y 39,5ºC. Una vez superados estos niveles el gato intenta regular la temperatura mediante el sudor en las almohadillas, la zona genital, la saliva e incluso pueden llegar a jadear.

Algunos felinos van a ser más susceptibles que otros a padecer un golpe de calor y es que la edad avanzada, los problemas de salud ya presentes o la obesidad pueden propiciar que el animal tenga cierta predisposición a ello.

Las causas más habituales del golpe de calor son los siguientes:

  • Agua: Como todos sabemos los gatos son animales muy higiénicos y pulcros por lo que un agua en mal estado, no renovada e incluso la falta de ella pueden hacer que no beba con la frecuencia adecuada. Debemos estar alerta.
  • Temperatura: Las altas temperaturas, la humedad y en general, los ambientes sofocantes, deshidratan a nuestra mascota con más facilidad.
  • Espacios cerrados: Jaulas, transportistes y coches no son lugares apropiados para dejar a nuestro gato. Este tipo de espacios, si no están bien ventilados, pueden alcanzar temperaturas elevadas con suma facilidad. No debemos dejar a nuestro gato en tales espacios.
  • Exposición prolongada al sol: La carencia de sombra y lugares frescos donde refugiarse pueden causar un aumento de la temperatura corporal alarmante. Es importante asegurarnos de vez en cuando que nuestro felino se encuentra bien.

Si sospechamos que nuestro gato pueda estar deshidratado o sufriendo calor excesivo será importante evaluar los síntomas que explicaremos a continuación. No olvides que el golpe de calor es un problema de salud grave y por ello debemos actuar con rapidez.

Golpe de calor en gatos, un peligro que llega en verano

El verano no solo es peligroso para las personas. Gatos y perros también son susceptibles de sufrir un peligroso golpe de calor. "Los felinos pueden padecer un golpe de calor del mismo modo que los perros, lo que supone un riesgo para su salud", explica Ion Sustatxa, veterinario y autor del blog Amores perros. y gatos.

Los gatos sufren golpes de calor en verano, como los perros, un colapso de su cuerpo que puede prevenirse

El golpe de calor se produce cuando el cuerpo del felino sufre un colapso debido al incremento excesivo de su temperatura. La exposición a un calor extremo impide al animal respirar y refrigerarse con normalidad, por lo que sus órganos vitales peligran. En el peor de los casos, el gato puede fallecer.

Felinos y personas no somos iguales. Y estas diferencias incluyen a la temperatura normal de nuestros cuerpos, que en humanos oscila entre los 35 y los 37 ºC. La temperatura de los gatos es algo superior, ya que ronda los 39 ºC, pero su capacidad para perder calor es mucho inferior. Por eso, el punto crítico para los felinos son los 40 ºC, que es cuando aparece el riesgo para ellos", advierte Sustatxa.

Los colapsos en gatos son más habituales de lo que pudiera parecer. "La llegada del verano trae amenazas para los felinos, como el golpe de calor, un peligro que por desgracia es demasiado frecuente y muy difícil de tratar", afirma, por su parte, el veterinario Maureen McMichael, en un estudio realizado para la Universidad de Illinois.

Golpe de calor en gatos, ¿por qué se produce?

Las personas podemos deshacernos de nuestros abrigos invernales, ataviarnos con pantalones cortos, chancletas y hasta con viseras cuando llegan los meses de verano. Pero esto no es todo: los humanos disponemos, además, de un importante mecanismo que nos hace más resistentes al golpe de calor: la sudoración.

Los gatos no sudan tanto como las personas, pero el agua abundante les ayuda a perder calor a través de su lengua

¿Esto significa que gatos y perros no sudan? En realidad no, pero lo hacen a un ritmo mucho inferior al nuestro. Los felinos sí transpiran, aunque no son capaces de romper a sudar, como sí hacemos las personas cuando el calor es excesivo o nos ejercitamos.

El cuerpo del peludo amigo, además, no cuenta con glándulas sudoríparas repartidas por todo su cuerpo, como sí tenemos los humanos. Estas células especializadas en expulsar vapor de agua se concentran en las almohadillas de las patas del gato y sus axilas. Por ello, no son tan eficientes en la tarea de refrigerarse cuando el calor apremia.

Entonces, ¿cómo sudan los gatos? El felino tiene algo más de capacidad de transpiración que el perro, una liberación de calor que realizan a través de las almohadillas de sus patas y de sus axilas, pero en mucha menor cantidad. Por eso, estas zonas se mojan cuando el mercurio sube.

"Pero la mayor pérdida de calor en los gatos se produce a través de la boca", aclara Sustatxa. Los felinos expulsan el exceso de temperatura a través de su lengua felina. Este mecanismo, por desgracia, no es tan rápido como el nuestro, que sí somos capaces de romper a sudar (y mojar la camiseta). Por eso, los felinos son más vulnerables a las subidas de temperatura durante el verano.

¿Cómo proteger al gato del golpe de calor? Seis consejos

La salud de los gatos depende en buena medida de los cuidados que reciben de nosotros. Por eso, la prevención es el primer paso para evitar que el felino sufra un golpe de calor.

A continuación se recogen algunos consejos para proteger a los peludos inquilinos de la casa durante el verano.

El gato debe poder refugiarse del calor. Las situaciones diarias que implican un riesgo para los amigos de cuatro patas incluyen las exposiciones al sol en hora punta y los juegos excesivos del felino durante las horas de máximas temperaturas. Estos escenarios hay que evitarlos, y ejercitar al gato durante la noche, una vez que el sol haya caído.

Agua, agua y más agua para el felino. Puesto que el gato se refrigera a través de su boca y lengua, tener cerca siempre un cuenco de agua limpia y fresca le animará a beber y, con ello, a perder temperatura. Los recipientes con líquido deben colocarse en diferentes puntos del hogar, siempre a la sombra, y reemplazar el agua al menos dos veces al día.

Mojar las patas del gato. Las glándulas sudoríparas del animal se concentran en las almohadillas de sus patas. Por ello, mojarlas con regularidad le ayudará a mantenerse más fresco.

El cepillado del gato elimina los pelos muertos de su pelaje, que bloquean la expulsión de calor a través del cuerpo. Este sencillo gesto, repetido cada día, contribuye a que se mantenga más fresco.

Cuidados especiales para felinos chatos o mayores. Los braquicéfalos, de nariz aplastada, así como los animales más mayores, tienen más dificultades para refrigerarse. Por este motivo, resultan más sensibles al golpe de calor.

El coche en verano es peligroso para el gato. Aunque los felinos no suelen viajar o salir de paseo en coche tanto como los perros, conviene recordar que el automóvil es un lugar que concentra el calor y eleva la temperatura en pocos minutos. La recomendación es no dejar al animal solo en el coche, y que el vehículo permanezca a la sombra en las paradas y bien refrigerado.

Mi gato sufre un golpe de calor, ¿qué hago?

La mejor forma de evitar un peligroso golpe de calor en el gato es prevenirlo. Es decir, no ejercitar al felino a pleno sol en verano, ofrecerle agua fresca, así como una sombra adecuada.

Pero, ¿qué hacer si el jadeo del gato se torna excesivo, y el animal corre serio riesgo de sufrir un colapso a causa del aumento de las temperaturas?

El gato debe ser trasladado a otro lugar, fresco, aireado, donde la temperatura sea inferior.

Animar al felino a que beba agua, sin forzarle. El contacto del líquido con la lengua y su boca colaborará a que el amigo de cuatro patas pierda el exceso de calor.

Mojar sus patas, con el fin de empapar sus almohadillas, para apoyar su transpiración.

Llamar al veterinario, que podrá acudir a casa, y seguir sus indicaciones.

Qué hacer si el gato sufre un golpe de calor - Primeros auxilios

Si nuestro gato está sufriendo un golpe de calor o tiene una temperatura corporal muy elevada será básico aplicar los primeros auxilios cuanto antes.

En ExpertoAnimal recomendamos llamar al veterinario de ugencia para describirle los síntomas que observamos y seguir sus instrucciones concretas. Sin embargo, aquí te ofrecemos algunos consejos que puedes seguir para aliviar su situación:

  1. Es importante resaltar que no debemos bajar su temperatura radicalmente sino más biende forma gradual. Un cambio demasiado brusco podría provocar una hipotermia en nuestro gato.
  2. Lleva a tu gato a un lugar fresco que no reciba los rayos del sol. Puedes ayudarte también con un ventilador a mínima velocidad.
  3. Humedece su boca ligeramente con un difusor en spray, por ejemplo.
  4. Aplícale paños de agua fresca en cabeza, cuello, vientre, pecho y patas. Puedes utilizar gasas o trapos pequeños, nunca una toalla entera.
  5. Revisa su temperatura hasta que alcance los 39ºC.
  6. Humedece de forma regular su boca con el difusor.

Lo ideal en este punto sería pedir con urgencia una cita con el especialista que nos ayude a descartar posibles efectos secundarios derivados del golpe de calor. El profesional puede recomendar también el aporte de sales minerales o glucosa. Seguiremos cuidando de nuestro gato prestándole atención, asegurándonos que tenga acceso a agua fresca en todo momento y evitando el contacto directo con el sol.

Consejos para evitar el golpe de calor en gatos

Tanto si nuestro gato a sufrido un golpe de calor como sino, será importante tener en cuenta estos consejos en verano o en días de calor excesivo. Toma nota:

  • Nunca dejes a tu gato encerrado en un coche, un transportín o cualquier tipo de habitáculo, especialmente debajo del sol. Estos instrumentos deben ser siempre de uso temporal.
  • Revisa que tu gato tenga siempre agua fresca y limpia en abundancia.
  • Proporcionaremos siempre una zona de sombra en la que el felino pueda estar fresco.
  • En verano será recomendable acudir al peluquero felino para recortar el manto de los gatos de pelo largo.
  • Evitaremos la obesidad mediante los ejercicios para gatos no obstante evitaremos el ejercicio intenso y prolongado.
  • Ofrecer comida al atardecer, siempre en un lugar fresco.

El afecto y el cuidado hacia nuestra mascota es la verdadera fórmula para prevenir un golpe de calor. Por ello es útil prestarle atención regularmente y vigilar que las 5 libertades del bienestar animal estén cubiertas.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a El golpe de calor en los gatos - Síntomas y primeros auxilios, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.