Animales

Embarazo psicológico en perras - Síntomas, tratamiento y remedios caseros

Hay algunos mitos en torno a desaparecer el embarazo psicológico de las perras, como el de darle tortilla francesa con perejil. Aquí te explicamos su veracidad y en qué consiste este método.

¿Cuántas veces hemos oído a un conocido hablar sobre dar de comer tortilla con perejil a nuestra perra para que dejara de tener los síntomas de un posible embarazo psicológico? No todo el mundo hace caso de este consejo, aunque puede que el mito tenga algo más de verdad de lo que muchos dueños creen.

¿Realmente funciona?

Sí que es cierto que cada perro tiene sus propias características y que, al igual que las personas, un tratamiento te puede funcionar o no. Da igual si se trata de un remedio casero o de una medicación. En el caso de las perras y el tratamiento de su embarazo psicológico, la tortilla de perejil tiene algo de razón. Pero te vamos a explicar cómo hacerlo correctamente y por qué ocurre este fenómeno.

A pesar de ser considerado como un mito, el perejil es el principal causante de que su pseudogestación -como se le conoce técnicamente al embarazo psicológico de un perro- se detenga. La utilización de la tortilla es para que ingieran mejor el ingrediente principal, ya que el huevo en sí no le revierte los síntomas de gestación que nuestra perra está notando en ese momento.

Es mejor no darle muchos días seguidos, ya que el huevo les encanta -como la gran mayoría de la comida humana- pero no es bueno para ellos, ya que aumenta sus niveles de colesterol y su organismo no es tan tolerante como el humano con ciertos alimentos. Para que este mito se convierta en verdad, debemos introducir una gran cantidad de perejil en la tortilla. No vale con espolvorear unas hojas cortadas como lo haríamos para nosotros, sino que hay que echar bastante.

El origen de este tratamiento radica en que los propios veterinarios recetaban este consejo a los dueños cuando se trataba de un síntoma de embarazo psicológico leve. El mito se fue extendiendo hasta que todo el mundo lo utilizó, aunque no a todas las perras les funciona por varias razones: por el tiempo transcurrido entre las primeras manifestaciones de que se trata de un embarazo -ya sea psicológico o no-, la fuerza que presentan los síntomas -ya que pueden ser de carácter leve o tratarse de un tipo más fuerte- y características físicas de cada perro. Si este método casero contra la pseudogestación no funciona, entonces sí que sería conveniente acudir al veterinario.

Cómo funciona el mito

El perejil funciona en la tortilla por sus propiedades. Es diurético y estimula la menstruación. Con esto provocamos que el perro elimine más rápidamente líquidos, entre los cuales se encontrarían los creados por las mamas, y además reforzaríamos el cuello uterino, que es una capacidad muscular tras la recuperación del parto.

Este tratamiento funciona de verdad, por lo que no solo ayudaríamos a su estado mental y psicológico sino que también le ahorraríamos los dolores y el malestar que se produce en su cuerpo durante un embarazo real. Sus propiedades abortivas hacen que el perejil sea perjudicial durante el estado real de gestación, por lo que hay que pensar si queremos que nuestra perra pase por esa fase de maternidad o no y cuidar de su alimentación.

Pero recordamos que la tortilla de perejil no funciona siempre. De ahí su calificación de mito, pese a que tiene una faceta que funciona de verdad. No siempre sale bien porque no utilizamos la cantidad adecuada, no lo identificamos y tratamos a tiempo o porque sus síntomas requieren de un tratamiento médico específico más fuerte dado su estado. Podemos probar al principio, y si vemos que el resultado no es el esperado, podemos acudir a un especialista para que trate la dolencia de nuestra perra.

Aparición y síntomas

Para prevenir que nuestra perra pueda padecer un embarazo psicológico, primero debemos saber cuáles son las señales de dolencia y su posible tratamiento con la tortilla de perejil. Normalmente, la pseudogestación es un proceso que aparecer tras el celo. No tiene por qué dar señales después de cada uno.

Las razones son sencillas. Como explicación animal, se trata de un método que los propios perros desarrollaron en su condición de manada. Cuando la hembra alfa o los cachorros del macho alfa tenían que ser protegidos, no todas las perras de cada clan acababan gestando, por lo que todas ellas desarrollaban un sentido de protección y maternidad para con los futuros miembros.

Otra explicación más física. Algunas no han sido montadas y otras sí, pero sin éxito. El cuerpo empieza a desarrollar unos síntomas parecidos a los del embarazo aunque no se haya fecundado. Esto lo notamos en la capacidad de las perras en mostrarse sobreprotectoras con objetos inanimados como peluches o juguetes de bebé, como si tuviera cachorros, y las mamas se les llenan de leche o adquieren el aspecto que tendrían de estar embarazada. Si nos queremos evitar este comportamiento lo mejor es esterilizar.

¿Qué es un embarazo psicológico?

El embarazo psicológico en un perro es un desajuste hormonal que puede suceder en algunos casos. Por las complicaciones y enfermedades que puede suponer, los veterinarios siempre recomiendan esterilizar a nuestras mascotas.

Puede aparecer un embarazo psicológico cuando intentamos aparear en diversas ocasiones a una perra sin éxito aunque también puede darse por causas naturales. Los animales que viven en libertad pueden desarrollar esta conducta especialmente cuando viven en manada, de esta forma si una progenitora muere, otra figura de la manada puede sustituirla y sacar adelante las crías.

Síntomas y diagnóstico del embarazo psicológico en perras

En nuestro artículo sobre el embarazo en la perra hablamos del embarazo psicológico ya que los síntomas que muestra el animal son muy parecidos al de una perra realmente embarazada. Fíjate en su comportamiento y en su aspecto físico:

  • ausencia de menstruación
  • cambios del flujo vaginal
  • vientre agrandado
  • mamas desarrolladas
  • mamas con leche
  • se lame las mamas
  • se lame la vagina
  • sozollos
  • no quiere pasear
  • roba muñecos de peluche
  • se esconde
  • rascado del suelo y paredes

Ante cualquiera de estos síntomas lo fundamental será acudir al veterinario, solo él puede determinar que se trata realmente de un embarazo psicológico. Además, te va a ofrecer las pautas a seguir específicas para el caso de tu perra en concreto.

Recuerda que algunos de estos síntomas (especialmente el crecimiento de las mamas) pueden conllevar problemas como una infección u otros de más graves como la mastitis. El embarazo psicológico en perros también puede provocar cambios del comportamiento graves.

Tratamiento y remedios caseros para el embarazo psicológico en perras

Por lo general el embarazo psicológico suele remitir a las tres semanas y durante este tiempo la perra se mostrará algo alicaída. Necesitará mucho más cariño que en otras ocasiones. Ante un caso leve el veterinario nos recomendará algunas pautas a seguir:

  • Para empezar será fundamental que la perra deje de lamerse las mamas pues eso estimula la producción de leche. Un exceso de leche puede provocar una infección u otros problemas. Para ello una buena herramienta será impregnar muy suavemente con alcohol alcanforado las mamas de la perra. Su sabor le disgustará y además prevendrá una posible infección.
  • Debemos aumentar los paseos y el ejercicio con la perra para que se distraiga y sus niveles hormonales se estabilicen. Probablemente intentará volver después de hacer pipí, sigue con el paseo un poco más.

Si siguiendo estos consejos el embarazo psicológico en perros no parece terminar deberemos acudir al veterinario para que le administre antiprolactínicos así como ansiolíticos en casos muy graves. No se los ofrezcas jamás sin una previa recomendación.

Consecuencias y prevención

En ocasiones un embarazo psicológico puede conllevar problemas de salud graves, anteriormente hemos mencionado la infección de los pezones así como la mastitis. Aún así existen otros problemas que también pueden afectar a una perra con un embarazo psicológico como son la depresión, el malestar y los cambios de comportamiento. Eso hace sufrir a la perra con el falso embarazo y le hace experimentar una situación de estrés.

Por lo general se estima que 5 de cada 10 perras van a sufrir un embarazo psicológico alguna vez en su vida. En ocasiones puede que sufran varios a lo largo de su etapa adulta.

Lo mejor que puedes hacer para que este episodio no se repita será esterilizar a tu perra. Una opción sensata que va a finalizar estos episodios de malestar para ella. Además de frenar la reaparición de los embarazos psicológicos también evitarás que pueda quedarse embarazada así como cambios de comportamiento graves.

Descubre en nuestro artículo sobre las ventajas de esterilizar a un perro 24 razones de peso que van a beneficiaros a ambos así como los falsos mitos sobre la esterilización.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Embarazo psicológico en perras - Síntomas, tratamiento y remedios caseros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del embarazo.