Animales

Los perros no deben comer dulce

Cuando nosotros estamos comiendo un rico dulce y tenemos a nuestro perro al lado mirándonos de una manera imposible de ignorar, pensamos que nunca ha probado un dulce y que tal vez le guste, pero, ¿piensas si le estás haciendo un bien o un mal a tu perro?

Es importante conocer el por qué el azúcar en exceso también es dañino para el can. ¡No te lo pierdas!

¿En qué le afecta?

❋ El dulce forma parte de los alimentos señalados como tóxicos para el perro.

❋ El azúcar en los perros desencadena diabetes y puede presentarse con pequeñas dosis de dulce.

❋ El sistema digestivo de los perros es mucho más delicado que el nuestro y presenta dificultades a la hora de
metabolizar determinadas sustancias, siendo una de ellas la glucosa. De esto forma, los niveles de glucosa en
la sangre aumentan hasta el punto de producir alteraciones negativas en su organismo.

Obesidad o pancreatitis

Los dulces contienen un alto contenido de grasas y calorías, lo que puede desencadenar una obesidad canina.

Al ingerir más grasas de las que su cuerpo necesita, el páncreas eleva la producción de la enzima digestiva encargada de digerirlas y absorberlas, la lipasa. Al incrementar este número de enzimas, el páncreas se inflama hasta el punto de desarrollar una pancreatitis, en los casos más extremos. De esta forma, la ingesta de dulces no solo es perjudicial por la posibilidad de producir un incremento del peso del perro, sino también por el riesgo de padecer enfermedades graves.

¿Con una cantidad mínima de dulce le hace daño?

Si el perro ha tomado una cantidad mínima de dulce, lo más probable es que no le suceda nada, puesto que las consecuencias anteriores ocurren cuando sobrepasa la cantidad máxima que su organismo puede metabolizar.
Pero por salud de tu perro lo más aconsejable es que elimines por completo el azúcar y dulces de su dieta. (Visitar: El tomate es tóxico para los perros)

¿Cu >¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.

Por qué los perros no pueden comer dulce

Hay una serie de alimentos que, por mucho que nuestro amigo peludo nos pida, es mejor que no se lo demos a probar. Unos de los más peligrosos son los que contienen azúcar, como el chocolate, las patatillas o las golosinas para niños.

Si bien un poquito no le va a sentar mal, es mucho mejor prevenir que curar. Por eso, te vamos a decir por qué los perros no pueden comer dulce.

¿Por qué no puede comer dulce?

El can es un peludo glotón por naturaleza. Siempre que tiene oportunidad coge algo que para él es apetecible, sea lo que sea. Si nos descuidamos y dejamos un trozo de tarta en un lugar accesible, es muy probable que cuando nos demos cuenta haya desaparecido. Esto, si bien en principio no tiene por qué causar muchos problemas al peludo, si la cantidad de comida que ha ingerido ha sido grande, podría acabar con dolor estomacal como mínimo.

Esto se debe a que el chocolate, así como los dulces a base de café o té, contienen una sustancia que se denomina teobromina. Cuando se acumula, causa nerviosismo e inquietud, así como la destrucción de las células. En el caso de las frutas dulces, en especial del mango o el banano, contienen una gran cantidad de glucosa, la cual causa los mismos síntomas que la teobromina, pero en menor escala.

¿Cómo le afecta?

La acumulación de azúcares puede causarle muchos problemas de salud, al igual que a nosotros, como diabetes, pancreatitis, obesidad, problemas dentales (caries, sarro, pérdida de piezas dentales), alteraciones en la sangre y el sistema circulatorio, y en casos muy graves la muerte por envenenamiento.

Si sospechamos que ha ingerido dulces lo mejor que podemos hacer es llevarlo al veterinario para que lo examine y lo trate para evitar que empeore más la situación.

Qué tipo de dulces le hacen daño

Cuando hablamos de dulces, nos estamos refiriendo a aquellas preparaciones que contienen grandes cantidades de azúcar, especialmente la procesada, o de endulzantes artificiales. Sin embargo, el consumo continuo de algunos endulzantes naturales, como la miel o la panela, también tiende a ser dañinos para su organismo.

Eso sin contar que existen algunos confetis que son realmente tóxicos para los caninos. Por ejemplo, el chocolate, los dulces a base de café o el té. Esto se debe a las altas concentraciones de una sustancia llamada teobromina, cuando esta se acumula, causa la sobreexcitación del sistema nervioso y circulatorio, así como la aceleración de la destrucción celular.

Del mismo modo, se debe ser cuidadoso con las frutas, dada la cantidad de glucosa que aportan. En general, las que tienen altos contenidos, como el mango o el banano, pueden generar daños similares a los que causa el azúcar, aunque en menor escala.

¿Por qué los perros no deben comer dulce?

Debido a que el sistema digestivo de los perros es diferente al nuestro, y en especial porque tienen un intestino más corto, los perros no pueden metabolizar las vitaminas o azúcares con rapidez. Como consecuencia, terminan acumulándose en el cuerpo.

De igual forma, los perros no deben comer dulce porque tampoco tienen muchas de las enzimas que a los humanos nos ayudan a procesar alimentos como las grasas o la glucosa.

Alimenta bien a tu mascota

Por todo lo explicado anteriormente y como bien decíamos al inicio de este artículo, una pequeña cantidad de azúcar no le hará daño a tu perro, pero te invitamos a reflexionar sobre el sentido de proporcionarle alimentos que pueden terminar dañándolo.

Lo que se sugiere es erradicar por completo de la dieta de tu can el azúcar, por lo menos el artificial, y sustituirlo con el consumo de verduras o frutas. Estas proporcionan un suministro de azúcar que, en las proporciones justas, no le hará daño a tu mascota.

Video: Por q un perro no puede comer dulces (Diciembre 2019).