Animales

Cómo regañar a un gato?

¿Quieres poner en disciplina a tu mascota y no sabes cómo? Es típico que todo el mundo te de consejos para enseñar a un perro a portarse bien, a no morder los zapatos, a hacer sus necesidades fuera de casa, a no ladrar. pero qué pasa cuando se trata de un gato, este animal independiente, receloso, un poco salvaje pero cariñoso y divertido.

Si tienes un felino en casa seguro que alguna vez te has hecho esta pregunta: ¿cómo debo regañar a mi gato? pues en ExpertoAnimal te ayudamos a darle respuesta. Enseñarle a un gato que algo que hace no está bien es más fácil de lo que crees, solo tienes que tener paciencia y seguir estos sencillos consejos.

Los gatos son animales inteligentes y si tienen actitudes que no son favorables para la convivencia puedes regañarles de manera efectiva, haciendo que te entiendan y que no repitan esas acciones que pueden resultar molestas. Sabemos que los gatos tienen un carácter especial y que sin duda nunca los podremos comparar con perros, pero lo que podemos hacer es comprender su comportamiento y actuar de manera adecuada para ayudarlo a convivir de forma correcta y con cierta disciplina en casa.

Antes de querer regañar a tu gato

Si tienes un gato sabrás muy bien que se trata de un animal de espíritu libre, un poco salvaje y muy independiente. Puede darse el caso de que para ti esté siendo un completo destructor cuando simplemente está llevando a cabo las acciones que le dicta su instinto.

El instinto felino, sus costumbres y algunas de sus actitudes pueden provenir de sus antepasados salvajes así que difícilmente desaparecerán, pero eso no quita que puedas enseñar a tu gato las normas básicas de convivencia y hacer que las cumpla, al menos mientras tú lo ves. Es muy importante que tengas paciencia y que recuerdes que se trata de una animal.

Mejor enseñar que regañar

Hay algunas fechorías clásicas que pueden cometer los felinos y que a lo mejor sean la causa de que te preguntes cómo puedes regañar a un gato. El caso es que si tienes uno de estos casos en casa, mejor entérate bien del por qué antes de regañar a tu gato porque a lo mejor debas regañarte a ti mismo antes.

    Tiene los muebles destru >

¿Qué es lo que NO tenemos que hacer?

Vamos a empezar primero por lo que no hay que hacer. En el caso de tomar estas medidas conseguiríamos que el gato sientiera miedo hacia nosotros, y que por lo tanto se rompiera el vínculo afectivo que nos une.

    Maltratarlo: esto no es que no se deba de hacer, es que está prohib >¿Qué es lo que SÍ tenemos que hacer?

Ahora vamos a ver cómo regañar a un gato correctamente. Imaginemos que, por ejemplo, lo hemos pillado justo en el momento en el que estaba arañando un sillón. ¿Cómo tenemos que reaccionar? El paso a paso sería el siguiente:

  1. Lo primero que haremos será decirle un NO firme, pero sin gritar.
  2. Después, lo llevaremos -dirigiéndolo con una golosina para gatos- hacia su rascador. Si no lo tuviera, tendríamos que comprarle uno.
  3. Luego, pondremos nuestras manos sobre el poste del rascador y haremos como que lo arañamos. Así él poco a poco irá aprendiendo por imitación.
  4. Por último, podremos poner una tela que proteja al sillón de los arañazos (tienes más información aquí).

En el caso de que hubiese roto un objeto o hubiera hecho algo similar, no hay que enfadarse. Decirle un NO firme solo sirve si lo pillamos ”in fraganti”. Respirar profundamente y/o escuchar música relajante nos servirá de mucha ayuda para tranquilizarnos.

Los gatos pueden ser cariñosos, y también algo revoltosos. Pero hay que quererlos tal y como son… porque se lo merecen. Se merecen todo lo bueno que les pase.

1. Premia el buen comportamiento

Antes de pensar en castigos deberías premiar las buenas conductas. Comportamientos como empezar a utilizar el arenero, arañar el rascador en vez de los muebles de la casa o utilizar sus propios juguetes deben ser recompensados. Para ello puedes utilizar caricias, mimos, golosinas… cualquier refuerzo positivo que veas que le gusta.

Debes asegurarte que las necesidades de tu gato están cubiertas. Por ejemplo, limarse las uñas es un acto instintivo, por lo que necesitará un rascador. Si no lo tiene a su alcance buscará cualquier objeta que pueda cumplir esa función.

2. Cuándo regañar a tu gato

Casi es más importante el cuándo que el cómo. El gato vive en el presente y no entenderá que le regañes por algo que ha hecho con anterioridad. No lo asociará por mucho que le muestres el destrozo. Es por esto que debes regañarle en el momento exacto que esté haciendo algo mal.

Da igual que haya sido algo que ha hecho la noche anterior, 2 horas antes y hace 5 minutos, el gato estará ya pensando en otra cosa. Para que éste comportamiento no quede impune debes reforzar los premios al buen comportamiento y preparar los castigos pasivos.

3. Castigos activos

Los castigos activos son los que impones en el momento en el que descubres a tu gato haciendo algo mal. Son castigos que podrás aplicar si pillas a tu mascota con las manos en la masa.

Cuando encuentres a tu gato haciendo algo que no debe dile en alto un ¡NO! Esta forma de regañar no consiste en gritar ni en que sienta miedo, lo que debes hacer es ponerte firme y transmitirle que no estás de acuerdo con su actitud. Deberás tener paciencia y ser repetitivo.

3.2. Agua y ruidos fuertes

  • Agua: Utilizar un atomizador o pistola de agua te permitirá mojar un poco a tu gato cuando se porte mal. Procura que no te vea echarle agua.
  • Ruido: Otra solución es provocar algún ruido que le incomode. Una lata con monedas, un peluche que hace ruido cuando lo presionas… Tú mejor que nadie sabrás lo que lo molesta a tu gato.

3.3. Castigarlo en un cuarto

Otro método para regañar a tu gato es castigarlo en una habitación. En el momento que esté haciendo algo que no debe cógelo de la piel del cuello (como haría su madre) y llévalo a un cuarto vacío. De nuevo, aunque se haya portado muy mal, no hagas esto de forma brusca. No hay que intimidarle con violencia, solo hacerle saber que lo que ha hecho está mal.

4.1. Cinta adhesiva y papel de aluminio

Tienes que tener presente que tu gato va a subirse a las mesas, estanterías… lo mejor es que le dejes libertad y guardes los objetos delicados en lugares donde no puede acceder. Pero si necesitas proteger alguna zona en concreto puedes poner un poco de cinta adhesiva de doble cara o papel de aluminio.

4.3. Sustancias desagradables

Puedes cubrir objetos o zonas que no quieras que dañe con alguna sustancia que sea desagradable para él. Utiliza algún producto que sepas que no le gusta cómo huele o sabe (por ejemplo el limón). Si se empeña en destrozar algo o consideras que hay en tu casa objetos peligrosos para él puedes probar con salsa de tabasco.

Reportar un comentario

Tu mensaje ha sido enviado con éxito.

Es normal que en algún momento necesitaras regañar a tu gato cuando este haga algo que no esté bien. Seguramente a diario te has preguntado como regañar a un gato utilizando técnicas adecuadas, Aquí te de daremos las mejores respuestas y sugerencias para que logres educar tu gato y ya no tengas la necesidad de regañarlo.

"Los gatos poseen un carácter fuerte y hasta un poco salvaje, lo cual hará esta labor un tanto difícil. Todo esto de educarle y ponerle normas requiere tiempo y sobre todo paciencia, poco a poco te darás de cuenta que tu gato está asumiendo tus enseñanzas y podrás sentirte feliz de poder convivir de forma adecuada con tu gato en casa", señaló el veterinario Ariel Marcano a FACETAS.


Enseñarle a tu gato a portarse bien, decirle que algo anda mal en él, no es tan difícil como parece, solo debes armarte de mucha paciencia y seguir estos sencillos consejos que aquí te damos:

1) Antes de abordar este tema a fondo hay que tener bien claro que cada gato es diferente a otro, no podemos dejarnos llevar por reglas estrictas de disciplinas, siempre debemos fijarnos cuál es el carácter que tiene tu gato, lo que si no va a cambiar en ellos es el comportamiento salvaje que llevan de sus antepasados, es algo que sacan de repente, en el momento menos esperado.

2) Lo primero que debemos de tener en cuenta al regañar a tu gato es hacerlo siempre en el momento indicado, será en el instante en que cometiendo la acción, si no te fijas en ese momento, olvídalo, debes esperar otra nueva acción para poder regañarlo. Recuerda que ellos no poseen el mismo nivel de razonamiento que nosotros, por esa razón será nulo cualquier regaño o castigo fuera de lugar.

3) Es recomendable que tengas presente todas las acciones que no quieres que tu gato haga, de esa forma será más fácil corregirlo y ubicar el momento cuando lo hace. Un ejemplo muy frecuente es cuando tu gato se sube a la mesa de comedor, allí hay que actuar de inmediato, no debes pegarle un grito ya que solo harás que salgo corriendo y no habrá servido de nada.

4) Este conjunto de acciones son las básicas para ese momento que tienes que regañar a tu gato: Acercarte a él y agárralo suavemente por la parte del cuello y bajas su cabeza hacia el suelo. Este movimiento lo harás suavemente pero con mucha firmeza.

5) En ese preciso momento dile en forma contundente pero sin gritar ¡No! Es necesario que lo hagas por lo menos dos veces antes de soltarlo. Recuerda siempre utilizar el mismo tono de voz, esto hará para que tu gato lo vaya asociando con la disciplina.

La clave del cuándo

Cuando hablamos de cómo regañar a un gato, el elemento "cuándo" es fundamental. Al igual que sucede con otros tipos de mascotas, el regaño será efectivo si se produce en el momento exacto en el que el animal está cometiendo la fechoría. En otras palabras, si no encuentras a tu felino con las manos en la masa, olvídate de regañarle porque no lo entenderá.

Si regañas a tu gato por algo que ha hecho tiene que ser en el momento en el que el animal está haciendo la acción, si ha pasado un minuto el efecto ya no será el mismo. El gato, al igual que sucede con los perros, no tiene la capacidad de razonamiento de un ser humano, así que por mucho que te ponga caras o te hable, él no sabrá que lo estás regañando por lo que hizo hace 3 horas, 15 minutos o 2.

Aunque tu pequeño amigo gatuno haya hecho algo muy malo, como dejarte la casa patas arriba, destrozar un mueble o dejar huellitas en la cocina, no servirá de nada que lo regañes si no es el momento, así que no pierdas tiempo en ello. Tu mascota se puede asustar por tu actitud y no entenderá que ha hecho algo que no se debe.

El poder del ¡No!

Teniendo claro que el regaño debe ser en el momento exacto, lo que debes hacer es decir un ¡No! firme a tu mascota. Cuando encuentres a tu gato haciendo algo que no debe, como por ejemplo subirse a una mesa o morder un mueble es cuando debes imponer disciplina, pero ojo, no se trata de gritar ni de explicarle al gato por qué no debe hacer lo que está haciendo, recuerda que es un animal y no queremos que huya, se trata de hacer que aprenda que no debe repetir dicha acción.

Recuerda que, nunca tienes que hacer daño a tu mascota, lo que debes hacer es intentar comunicarte con él. Repite esta acción cada vez que sea necesario y procura usar el mismo tono de voz firme. De esta forma el gato entenderá que no debe hacer eso, pero recuerda tener paciencia, ya que se trata de un proceso eficaz pero largo.

La violencia no es disciplina

Nunca utilices la violencia contra tus mascotas, recuerda que los gatos son animales con un carácter muy especial y puede que cuando estés vigilando sea todo un angelito y que cuando lo dejes solo vuelva a las andadas, es su naturaleza.

En todo caso, el maltrato no ayudará a mejorar su comportamiento sino que por el contrario puede deteriorar la relación, ya que podrá atacarte para defenderse y tener una gran desconfianza y miedo hacia tu persona. Con paciencia y las acciones adecuadas podrás enseñar a tu gato las cosas que no debe hacer y podrás disfrutar de una maravillosa compañía por muchos años.

Y si mi gato es callejero.

Si has adoptado a un gato adulto que viene de la calle, el tema de la disciplina hay que manejarlo de otra forma. Ten en cuenta que un gato que ha vivido parte su vida en las calles puede haber sufrido maltratos por parte de los humanos, así que a la hora de regañarlo para enseñarle a convivir debes tener mucho tacto.

En ExpertoAnimal siempre estamos a favor de ayudar a nuestros amigos felinos y más si se trata de gatos que han tenido una vida difícil, así que si te has decidido a adoptar un gato de la calle te felicitamos y te ayudamos en el proceso con los mejores consejos para adoptar a un gato callejero.

Amansar a un gato salvaje no es tan complicado, solo tenemos que tener paciencia y para atacar el tema de la disciplina, primero tenemos que solucionar otros temas importantes como el de la seguridad y la confianza del felino en su nuevo hogar.

Descarta por completo los los métodos del agua y el ruido. Recuerda que un gato callejero ya ha sufrido suficiente como para en su nuevo hogar también tengo cosas que le recuerden un pasado desagradable. Una vez tu gato se sienta cómodo y se haya ganado tu confianza, utiliza el refuerzo positivo para potenciar sus virtudes.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo regañar a mi gato, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.