Animales

Síntomas de la leucemia en gatos

El tratamiento de la leucemia felina no es nada fácil. De hecho, la mayor parte de los gatos diagnosticados acaban falleciendo en unos pocos meses, es una de las enfermedades felinas con mayor índice de mortalidad. Por eso, hay que ser muy cuidadoso para hacerle la vida lo más llevadera posible al gato enfermo.

Tratamiento de la leucemia felina

Cuando un gato es diagnosticado con leucemia hay que cuidarlo con mucha cautela. Sin embargo, con unos buenos cuidados puede vivir bien unos cuantos años.

Es importante darle un ambiente cómodo, acogedor y tranquilo, sin estrés ni tensiones. Además, tendrás que cuidar muy bien su alimentación, dándole la mejor calidad posible y siguiendo siempre los consejos de tu veterinario. Durante el tratamiento de la leucemia felina es mejor no darle a tu gato alimentos crudos, ya que su enfermedad le hace mucho más vulnerable a infecciones, intoxicaciones y parásitos.

Si tu gato tiene leucemia, ¡no dejes que se relacione con otros gatos! Así evitarás contagios, peleas, embarazos… Además, tendrás que revisar con asiduidad su comportamiento, aspecto y estado de salud, en caso de encontrar síntomas de enfermedad, ¡acude rápido a tu veterinario!

El tratamiento veterinario de la leucemia en gatos requiere revisiones periódicas varias veces al año para estudiar el avance de la enfermedad y poder tratar enfermedades secundarias. Este examen incluye palpación abdominal y revisión de encías, ojos, piel y ganglios. También se realizan analíticas, vacunaciones adecuadas y desparasitaciones.

En caso de aparecer un linfosarcoma, se trata con quimioterapia y corticoides. Se ha comprobado que los antivirales utilizados en humanos no dan buenos resultados en los gatos, aunque sí muchos efectos secundarios. Por el contrario, los resultados de los medicamentos estimulantes de las defensas sí han dado resultados optimistas. Sin embargo, el tratamiento de la leucemia felina sigue siendo objeto de investigación.

La leucemia felina es una enfermedad con muy mal pronóstico, pero con el tratamiento y los cuidados apropiados el gato enfermo puede conseguir una calidad de vida decente durante varios años.

¿Qué es la leucemia felina o VLFe?

Como explicaba el veterinario Carlos Rodríguez en nuestro post la leucemia felina, las enfermedades víricas constituyen la causa principal de la morbilidad y mortalidad no traumática de los gatos domésticos.

Este es un dato revelador de la gran incidencia que tienen este tipo de enfermedades sobre la población felina.

Acerca de la VLFe, que es la abreviatura del Virus de la Leucemia Felina, cabe destacar que se trata de una enfermedad crónica muy grave, provocada por un retrovirus, que debilita el sistema inmunitario del gato.

El VLFe causa leucemia, un tipo de cáncer de las células sanguíneas –linfocitos–. La infección vírica actúa debilitando al animal en su lucha contra otras enfermedades. Desafortunadamente, sin el tratamiento ni los controles adecuados, puede derivar en el fallecimiento del felino.

La parte positiva es que la vacunación, junto al hecho de tratarse de un virus con poca capacidad de supervivencia en el medio ambiente y sensible a los desinfectantes, la convierten en una enfermedad fácilmente controlable.

“El virus de la leucemia felina fue identificado en 1964 como posible causante de linfomas en un conjunto de gatos”.

Vías de contagio habituales

El virus de la leucemia felina se propaga principalmente a través de la saliva o las secreciones nasales.

Pero existen otras vías de transmisión de la enfermedad, como son:

  • Ingestión de agua o alimentos infectados
  • Infección por arañazos o mordeduras en peleas entre gatos
  • Inoculación mediante insectos transmisores
  • Contagio a través de la placenta de madres infectadas
  • Por la orina, heces o lágrimas
  • Mediante el acicalamiento entre gatos

Hay que recalcar que la transmisión es más probable en ambientes con falta de higiene o lugares donde los animales se encuentran hacinados o libres en la calle y sin ningún control.

En estos sitios también es probable que haya infestación por pulgas u otros insectos que pueden ser vectores de otras enfermedades peligrosas.

Si ves un gatito abandonado y quieres llevarlo a casa, lo primero que debes hacer es acudir con él al veterinario, para descartar cualquier enfermedad que ponga también en riesgo al gato que ya tienes en casa.

“Se cree que el origen del virus de la leucemia se remonta a más de un millón de años, cuando un retrovirus de rata infectó a un antepasado de nuestros gatos. Este agente infeccioso se convirtió con el tiempo en un virus felino”

¿Cómo prevenir la infección?

“Si mi gato tiene leucemia, ¿qué hago?”, es una de las preguntas que suelen hacer las personas que comparten su vida con estos animales.

Si crees que tu gato puede vivir en una situación de riesgo, llévalo cuanto antes al veterinario. El especialista te aconsejará sobre las medidas preventivas y, en caso de infección, prescribirá el tratamiento más adecuado.

Recuerda que la vacunación debe ir acompañada de otras medidas, como evitar que el gato sano entre en contacto con otro infectado.

Antes de la vacunación, es fundamental realizar las pruebas específicas para confirmar o descartar la infección. En el caso de que el test sea positivo, hay que seguir todas las pautas señaladas por el médico.

Aunque la protección de las vacunas no es total, los expertos insisten en recomendarla, sobre todo en situaciones de riesgo.

“La medida más eficaz para prevenir la infección, aparte de la vacunación, es evitar que los gatos sanos entren en contacto con los infectados”

VLFe: síntomas diversos y variados

La sintomatología de la leucemia felina agrupa desde los trastornos aparentemente leves, como la falta de apetito, a trastornos mayores, como las infecciones.

He aquí un listado de los efectos que suelen presentan los gatos con esta enfermedad:

  • Inapetencia
  • Pérdida de peso
  • Cansancio
  • Somnolencia, inactividad (letargia)
  • Falta de aseo
  • Fiebre
  • Convulsiones
  • Enfermedades bucodentales
  • Estomatitis
  • Gingivitis
  • Dejación de las costumbres habituales, como usar el arenero
  • Diarrea
  • Lesiones en la piel
  • Anemia
  • Infecciones bacterianas y virales periódicas
  • Infecciones de la piel
  • Deficiencias en el pelaje
  • Infecciones de la vejiga
  • Infecciones del tracto respiratorio
  • Disminución simultánea del número de los glóbulos blancos, rojos y plaquetas
  • Inflamación de los ganglios linfáticos (linfadenopatía)
  • Ictericia

Se calcula que alrededor del 25 % de los gatos infectados llegan a sufrir anemia y en torno al 15 % cáncer, especialmente de los linfocitos.

Como se observa, los síntomas son múltiples y algunos pueden pasar desapercibidos o asociarse a otros trastornos de menor importancia, por lo que es fundamental estar muy atentos y contrastar con el veterinario cualquier duda sobre la salud de nuestro gato.

Tratamiento y pronóstico de la leucemia en gatos

La realidad es que, a día de hoy, no existen tratamientos antivirales que se consideren seguros y totalmente eficaces para hacer frente a esta afección.

Lo que hacen algunos fármacos es tratar los síntomas de las enfermedades asociadas a la infección. Otros medicamentos se usan para controlar la replicación del virus. También se intenta detener la infección mediante sustancias que potencian la respuesta inmune.

Según los especialistas, el pronóstico del VLFe no es bueno y en los casos en los que el virus no es vencido por el sistema inmunológico, puede llegar a ser letal.

Alrededor del 85 % de los gatos infectados por el virus fallece entre los seis meses y los cuatro años posteriores al diagnóstico.

La buena noticia es que el pronóstico puede variar a reservado en el caso de que los gatos que dan positivo en el diagnóstico se encuentren totalmente sanos en ese momento.

Con la debida atención veterinaria y todo el cariño de sus humanos, un gato infectado por el VLFe puede seguir acompañándonos durante años con una buena calidad de vida.

Fase I: aguda o primaria

Esta fase dura varias semanas, aunque si se presentan complicaciones puede llegar a durar meses. La fase I es transitoria y casi nunca letal, la mayoría de los signos se recuperan con trata­mientos adecuados.

Los gatos presentan signos clínicos inespecíficos, principalmente linfadenopatía generalizada, ano­rexia, fiebre transitoria, citopenias, deshidratación y letargo. En esta fase pueden aparecer complica­ciones, sobre todo si coexiste una infección con el virus de la leucemia felina (FeLV), como pueden ser dermatitis pustular facial, neumonía, diarreas y sepsis, pudiendo llegar a ser letal.

Fase II: asintomática

Esta fase dura de varios meses a unos dos años. La infección pasa a una etapa crónica de porta­dor asintomático. Es una fase de latencia en la que no hay sintomatología clínica grave, pero en la que existe una disminución de linfocitos T y una hiperglobulinemia.

Durante esta fase, aunque el animal está apa­rentemente sano, su sistema inmunitario se está debilitando gradualmente.

En algunos animales esta situación puede man­tenerse de por vida, sin que lleguen a desarro­llar ningún cuadro clínico.

Que es la leucemia en gatos

El virusde la leucemia felina (que suele transcribirse como FeLV, por sus siglas en inglés) es un retrovirus que infecta a los gatos, y se incorpora al material genético de la célula, haciéndolo muy difícil de tratar.

Es responsable de numerosas enfermedades y complicaciones posteriores, que pueden ser letales. Una de ellas es la Leucemia, pero otras dolencias derivadas del FeLV incluyen enfermedades hepáticas, anemia, leucopenia, infecciones oportunistas o abortos.

La Leucemia viral felina es un cáncer que afecta a los leucocitos, un tipo de glóbulos blancos presentes en la sangre y la médula ósea que se encargan de defender al organismo contra infecciones y otros agentes externos.

Al tener leucemia felina, el sistema inmunitario pierde su fuerza y el gato es incapaz de luchar contra otras enfermedades que le sobrevengan despúes, con lo cual hasta un simple catarro se le puede complicar a un gato con leucemia.

Leucemia felina síntomas

Cuales son los síntomas de la leucemia en gatos. La leucemia felina es una enfermedad producida por un virus y ataca a las defensas del gato (dejándolo más debil para luchar contra las otras enfermedades).

El virus puede afectar al gato de diversas maneras. Inicialmente, si se da el contagio habrá una etapa inicial de entre entre 2 semanas y tres meses, en las cuales pueden no observarse síntomas.

En caso de que sí se presenten los sítomas de la leucemia felina son variados, e incluyen:

  • la fiebre puede ser síntoma de leucemia felina
  • encias pálidas
  • poca ingesta de alimentos,
  • un gato con leucemia tien un tono bajo,
  • vómitos o diarrea.
  • empeoramiento del pelaje y heridas en la piel del gato
  • aparecen otras enfermedades (de vejiga, respiratorias, bucales, anemia, etc).
  • hacen sus necesidades fuera de la caja de arena
  • descuidan su aseo personal

Si quieres una lista más detallada, mira este artículo sobre sus 12 sintomas.

Leucemia felina contagio ¿La leucemia es contagiosa?

Si. Para que se produzca un contagio de leucemia felina es necesario que el gato esté en contacto con otros gatos. La leucemia felina, o mejor dicho, el virus FeLV se transmite de un gato infectado a uno sano, a través de:

  • lasaliva,
  • las lágrimas y
  • las secreciones nasales.
  • Pero también puede darse el caso de que una gata preñada la contagie a sus críasen el útero o posteriormente durante la época de lactancia.

Al decir saliva, lágrimas y seccreciones nasales vemos que hay multitud de situaciones en la vida cotidiana de un gato que esté en contacto con otros gatos en que se producen situaciones de riesgo para el contagio. El contagio del leucemia felina puede darse por ejemplo entre gatos que se lamen, durante peleas callejeras, o por el uso continuado del mismo bebedero.

Por eso la incidencia de la leucemia felina es mucho mayor entre poblaciones de gatos que viven juntos, ya que uno contagiado estaría exponiendo a los demás diariamente. Por ejemplo, un lugar de riesgo en este sentido son las colonias de gatos en las que los gatos viven libres pero acuden a alimentarse todos juntos a un punto. Si un gato de la colonia contrae leucemia, es muy probable que la extienda a los demás gatos.

Si tu gato jamás sale de casa y no tiene contacto con ningún otro gato, las posibilidades de un contagio de leucemia son prácticamente inexistentes. Pero si tu gato, aunque viva en casa sale al jardín o al tejado, viaja, visita una peluquería de mascotas, lo llevas a una guardería para gatos o a una exposición, allí tendrá contacto con otros gatos y el riesgo aparece.

No obstante, no hay que crear alarma, el contagio no se da tan fácilmente. Generalmente, cuando se produce un contacto esporádico con el virus FeLV, el sistema inmunitario del gato puede repeler la infección y crear anticuerpos contra este virus. De esta manera, el gato puede hacerse inmune y no desarrollar la enfermedad. El riesgo es mucho mayor cuando el gato está constantemente expuesto al virus (por ejemplo, por convivir con un compañero infectado).

Descripción general

El virus de la leucemia felina está ampliamente extendido entre los gatos de todo el mundo y en los ejemplares infectados persistentemente por él origina una grave depresión del sistema inmunitario. El retraso en el crecimiento y el cáncer son dos de las muchas alteraciones causadas por este virus, que es incurable y puede provocar la muerte. La vacunación previene la infección persistente y la enfermedad.

El virus de la leucemia felina (FeLV) es un virus presente en todo el mundo. Cualquier gato puede ser infectado por el virus, pero el riesgo de infección varía muchísimo dependiendo de la edad, los hábitos, el estado de salud general y el entorno en el que vive. El virus no infecta a otros animales domésticos ni a las personas.

El FeLV puede transmitirse por el acicalamiento mutuo (incluido el de la madre a los gatitos) o a través de heridas causadas por mordeduras. El virus está presente en los líquidos corporales, especialmente en la saliva y en la orina y las heces. El virus no sobrevive fuera del cuerpo del gato, de modo que suele ser imprescindible un estrecho contacto entre el animal infectado y el sano para su transmisión.

El virus también puede ser transmitido por la madre a los gatitos durante la gestación y, después de nacer, a través de su leche.

Una vez el animal ha resultado infectado, el virus se multiplica en el torrente sanguíneo. Durante esta fase inicial el gato puede vencer la infección y acabar con el virus, incluso sin manifestar síntoma alguno. Sin embargo, en algunos gatos el sistema inmunitario no puede erradicar el virus, y estos animales quedan infectados persistentemente durante el resto de la vida. Enferman y acaban muriendo meses o años después de sufrir la infección inicial.

La infección persistente por el FeLV puede propiciar la aparición de un gran número de enfermedades y alteraciones crónicas. Las más habituales se describen a continuación.

  • Fiebre y letargo
  • Pérdida de apetito
  • Adelgazamiento paulatino
  • Deterioro del pelaje
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Lenta recuperación de enfermedades corrientes
  • Anemia, se presenta en alrededor del 25% de los casos y se manifiesta, entre otros, por palidez de las encías y otras mucosas.
  • Infecciones de la piel o de las vías respiratorias superiores
  • Signos gastrointestinales

El cáncer afecta en torno al 15% de los gatos infectados y puede ser de los tipos siguientes:

  • Médula ósea (leucemia)
  • Cáncer (linfosarcoma) en uno o más de los órganos siguientes:
    • Ganglios linfáticos
    • Timo
    • Riñones
    • Intestino
    • Hígado
    • Ojos o nariz

Diagnóstico clínico

  • Los síntomas son siempre demasiado inespecíficos como para emitir un diagnóstico con certeza, sobre todo durante los primeros meses.
  • Cualquier gato que presente un retraso en su crecimiento o un claro deterioro de su masa corporal (son animales de menor tamaño y con aspecto flaco) debe despertar la sospecha del veterinario.

Pruebas diagnósticas

La presencia del virus en el torrente sanguíneo puede confirmarse con pruebas de laboratorio.

  • El veterinario realiza habitualmente una prueba ELISA en el laboratorio de la clínica.
  • A veces se necesitan otros análisis de sangre para confirmar el diagnóstico y completar el cuadro clínico.
  • Estas pruebas resultan negativas a veces en el caso de ciertos tipos de tumores porque el virus ya no se encuentra en la sangre (aunque si puede seguir presente en otras partes del organismo), en estos casos es necesario practicar una biopsia del órgano afectado.

No existe ningún medicamento que pueda eliminar el virus de la leucemia felina o que pueda curar las enfermedades que provoca, de hecho, únicamente puede aplicarse un tratamiento de soporte. A pesar de ello, ese tratamiento puede hacer que el gato mantenga una calidad de vida aceptable durante muchos meses o años.

Soporte general

  • A menudo se precisan largos ciclos de antibióticos para erradicar las infecciones oportunistas.
  • Es conveniente evitar cualquier fuente de estrés, como el que el animal sufre cuando se introducen cambios en su rutina o en su lugar de res >Tumores

  • La quimioterapia ha demostrado cierto éxito en el control de algunos tumores relacionados con el FeLV, aunque durante un tiempo limitado.

Los gatos infectados o sospechosos de estarlo por el virus de la leucemia felina no deben criar y suponen un riesgo para los demás gatos porque pueden diseminar el virus. Esto puede suponer un problema si el animal infectado convive con otros gatos sanos o sale a pasear al exterior.

La vacunación puede evitar la infección persistente y consecuentemente la enfermedad. La vacuna contra el virus de la leucemia felina puede estar incluida en la vacunación general, o bien se puede ofrecer como un complemento de ésta. Por tanto, hable detenidamente con el veterinario sobre sus necesidades.

El veterinario le aconsejará sobre el programa de vacunación más adecuado para su gatito o su gato.

La vacunación no servirá de nada si su gato está infectado ya. De ahí la importancia de comprobar que no esté infectado por el virus de la leucemia antes de vacunarlo. Escoja un gatito de una gata que sepa que no está infectada por el virus. Si no está seguro, o si quiere adoptar un adulto, el veterinario puede recomendarle hacer un análisis de sangre.

Enlaces rápidos

Estas abandonando la web española para acceder a otra dentro del Grupo Zoetis.
Las normas y prácticas médicas pueden variar de un país a otro de manera que la información proporcionada en otras webs del Grupo, y en particular la información relativa a medicamentos, podría no ser adecuada para nuestro país.

Pruebas para detectar si un gato tiene leucemia felina

Si tienes dudas de que tu gato tenga leucemia felina, debes llevarlo cuanto antes al veterinario a hacer un análisis de sangre. Existen diversas pruebas que tu veterinario puede ofrecerte a la hora de diagnosticar si tu gato tiene leucemia.

Si has recogido un gato de la calle, espera 2 semanas antes de llevarlo a hacer la prueba de leucemia. La razón es que desde el contagio inicial, el virus puede tardar 2 semanas en pasar a la sangre del gato, que es donde se detecta.

¿Cuanto cuesta una prueba de leucemia felina? El coste de esta prueba varía según el veterinario, pero normalmente ronda los 40 ó 50 euros en España. En general se recomienda repetir la prueba al cabo de algunas semanas para asegurarse del resultado.

  • ELISA: a partir de una muestra de sangre. Determina estadios iniciales de la infección, y no especifica si se tratará de una viremia permanente o si el gato acabará eliminando el virus. Es necesario confirmar esta prueba tras algunas semanas.
  • IFA: detecta la presencia de virus en un estadio de infección irreversible, por lo que es vál >PCR: detecta directamente ADN infectado en las células del gato. Es >La leucemia en gatos se trata, y no es razón en sí misma para sacrificar un gato.

La realidad es que esta enfermedad no se puede curar, sino que permanece como enfermedad crónica. Pero lo que sí se hace es controlar la infección y ofrecer cuidados especiales al gato, como apuntábamos antes. Los gatos diagnosticados de leucemia que siguen un tratamiento veterinario pueden llegar a vivir varios años con una vida casi «normal». Los cuidados y medicamentos que necesitará tu gato contra la leucemia deben ser recetados por tu veterinario, e incluyen:

  • darle una buena dieta, sana y equilibrada.
  • ofrecerle una v >1. Si tu gato no tiene contacto con otros gatos:

Para los gatos que viven dentro de casa y nunca tienen contacto con otros gatos externos, el riesgo de contagio de leucemia felina es prácticamente inexistente.

Gato en el jardín (sí que estaría en riesgo).

2. Si tu gato sí tiene contacto con otros gatos:

  • Vacuna de leucemia felina: Para los mininos que sí tienen contacto con otros gatos (por ejemplo, porque tenéis un jardín y ahí acceden gatos de tus vecinos o porque lo llevas a jugar con el gato de una amiga tuya) existe una vacuna específica contra la Leucemia felina, que es bastante efectiva, (pero como todas, no funciona en el 100% de los gatos vacunados). -Mis gatos por ejemplo sí llevan puesta esta vacuna. Puedes leer aqui vacunas para gatos, cuales son las vacunas más importantes y cuando se administran.
  • Si vas a adoptar un segundo gato: Si ya tienes un gato en casa y estás pensando en adoptar otro, especialmente si es callejero o proviene de una colonia de gatos, como dijimos antes hazle las pruebas de leucemia felina.
  • Casa de acogida: En caso de que colabores con alguna asociación felina y estés pensando ser «casa de acog >

    La higiene también puede influir. Se cree que el virus FeLV es relativamente frágil y no vive mucho tiempo fuera del gato.

    Por eso, es conveniente desinfectar bien comederos, bebederos y areneros regularmente con lejía si tienes un grupo de gatos viviendo juntos o una colonia de gatos, para ayudar a la prevención de la leucemia.

    Comentarios

    susana dolinda rodriguez dice

    Por desgracia y con mucho dolor acabo de perder a mi gata por leucemia felina. Creo que se tardo mucho en dar con la enfermedad, pero ya esta. Nos queda el dolor y la angustia de no tenerla mas. Vamos a dejar pasar un tiempito, para buscar otra. La extrañamos mucho. Mi pregunta es si puedo seguir utilizando sus cosas (bebedero, juguetes, etc) o debo tirar todo. Muchas gracias

    Por seguridad, mejor tirarlo todo. Si no, tendrías que desinfectarlo a altas temperaturas o con productos específicos.

    Hola! Hace una semana me dejaron un gatito bebé para que yo lo cuidará y resulta que ese gatito estaba bien flaquito que hasta las costillas se le veian,al principio comía bien y se le quitaba las diarreas pero como al tercer día murió,no se que tenía el bebé pero me preocupa por que tengo 10 gatos que son saludables y no quiero que les pase nada al traer ese gatito enfermo 😥😥

    Miguel Guzmán dice

    ¿Estuvieron en contacto? Pregunta a tu veterinario si debes tomar alguna precaución extra, y limpia muy bien con cloro todas las zonas que pisó el gatito enfermo, todo lo que toco, su comedero y bebedero con cloro, y tira su ropa y juguetes a la basura, y lava tu ropa con el programa más caliente de la lavadora.

    ¿Que es la leucemia felina?

    La leucemia felina es una enfermedad cronica provocada por un retrovirus. El efecto mas comun de la infeccion es el debilitamiento del sistema inmune del gato (inmunosupresion).

    El virus de la leucemia felina infecta celulas del sistema inmunitario, destruyendolas o danandolas. Esto deja al animal expuesto a una amplia variedad de enfermedades e infecciones secundarias.

    El FeLV pertenece a la misma familia de virus que el de la Inmunodeficiencia felina (FIV). Se calcula que, en Espana, entre un 1% y un 2% de gatos estan infectados.

    Leucemia felina: como se contagia

    El VLFe se transmite entre los gatos infectados, fundamentalmente, a traves de la saliva o las secreciones nasales.

    Desde el Grupo de Estudio de Medicina Felina de Espana (GEMFE), de la Asociacion de Veterinarios Espanoles Especialistas en Pequenos Animales (AVEPA), advierten que:

    “El virus se disemina por habitos donde hay intercambio de saliva entre los gatos, como el acicalamiento o compartir el comedero y el bebedero. Alternativamente, la infeccion por FeLV puede estar causada por mordeduras o por contacto con orina y heces que contengan el virus. Tambien es posible que el virus pase de la madre a los cachorros durante la gestacion o a traves de la leche materna infectada”.

    La buena noticia es que No todos los gatos que se exponen al virus de la leucemia llegan a infectarse. Puede que no hayan sido expuestos a una cantidad suficiente de virus o que su sistema inmune haya eliminado con exito la infeccion.

    ¿Es posible el contagio de gatos a personas?

    No. La probabilidad de contagio de gatos a personas es nula ya que se trata de un virus especifico de felinos, que no se produce en humanos.

    Sintomas de un gato con leucemia felina

    Los signos clinicos son muy diversos incluyendo fiebre, letargia, perdida de apetito y de peso. Tambien son comunes los signos respiratorios, de piel e intestinales. Los gatos pueden sufrir varias enfermedades al mismo tiempo.

    En un 25% de los gatos infectados se produce anemia. En el 15% de los gatos infectados se produce cancer. El mas comun es el linfoma, un cancer de los linfocitos (un tipo de celulas blancas) que provoca tumores o leucemia.

    Vacuna contra la leucemia felina

    La mejor prevencion contra la leucemia es evitar el contacto del gato con otros individuos infectados y, por supuesto, vacunar. Hay multiples vacunas disponibles para el virus de la leucemia felina. La finalidad de estas vacunas es prevenir que los gatos expuestos al virus lleguen a estar infectados de forma permanente.

    Desgraciadamente, ninguna vacuna tiene un 100% de proteccion efectiva contra la infeccion, pero es muy recomendable en situaciones donde los gatos tiene un alto riesgo de exposicion al virus.

    _ Bibliografia y links de interes Mars Inc. Veterinary Oral Health Council (English) American Veterinary Medical Association (English) Cuentanos tu caso Si tienes cualquier duda sobre lo que acabas de leer, el equipo veterinario de Nutro te la aclara personalmente en nuestro FACEBOOK o TWITTER. ¡No dejes de escribirnos!

    Fase IV: SIDA

    Su duración también puede variar de meses a años. Podemos diferenciar en ella dos etapas.

    • Etapa inicial o pre-SIDA: aparecen infeccio­nes crónicas no oportunistas, principalmente infecciones bacterianas típicas de los gatos. Los signos clínicos que podemos encontrar son, entre otros, gingivitis, estomatitis, rinitis, con­juntivitis recidivantes, infecciones respiratorias, infecciones crónicas en la piel y en el aparato digestivo.
    • Etapa de SIDA o síndrome propiamente dicho: Es la fase terminal, en la que apare­cen las infecciones oportunistas tanto habi­tuales como raras (a diferencia de la etapa de pre-SIDA, en la que las infecciones son no oportunistas). Algunos ejemplos son herpesvirus, micobacterias, toxoplasmosis y parasi­tosis generalizadas. Pueden aparecer también enfermedades inmunomediadas como poliar­tritis, anemia o trombocitopenia.

    En esta fase el paciente no puede desarrollar una adecuada respuesta inmunitaria ante las infecciones y finalmente muere por síndrome crónico de consunción, enfermedad neuroló­gica, neoplasia o infecciones oportunistas sis­témicas.