Animales

Cómo cuidar a un perro sordo?

Los cuidados orientados a la salud de un perro sordo son los mismos de cualquier otro perro:

  • Una alimentación sana, de calidad y adaptada a sus necesidades nutricionales.
  • Atención veterinaria, tanto vacunas como visitas cuando esté enfermo y revisiones periódicas. Especialmente para realizar un seguimiento de su sordera, ya que no todas son iguales.
  • Higiene y resto de cuidados, como cepillados y cortes de pelo si son necesarios.
  • Educación, juegos, cariño y atención. ¡Merece ser feliz!

Ahora, ¿cuáles son los cuidados y atenciones que deberías prestar específicamente cuando se trata de un perro sordo? Para empezar, al no poder oír, ten en cuenta que en la calle podría someterse a peligros, por ejemplo, si no oye el claxon de los coches. Por eso, para asegurarte de que lo mantienes a salvo, llévalo siempre atado con la correa hasta que estés seguro de que estás en una zona 100% libre de riesgos.

La educación de un perro sordo no es más complicada, simplemente distinta. Ya que no puede oírte, en vez de establecer órdenes verbales, tendrás que comunicarte con él por medio de señas. Aprenderá muy pronto a entender tu lenguaje corporal y reaccionará igual que un perro que puede oír.

Deberás adoptar ciertas costumbres sencillas para convivir con un perro sordo. Por ejemplo, para que no se asuste cuando entras en una habitación, enciende la luz, o pisa fuerte en el suelo para que note la vibración. Se trata de compensar su falta de oído con otros estímulos. No toques a tu perro cuando esté dormido, si no te ha oído llegar, podría asustarse e incluso reaccionar mal.

Al margen de saber cómo cuidar de un perro sordo, recuerda darle todo el cariño y satisfacer todas las necesidades que tiene como perro. Jugad cada día, crea un vínculo, ¡formad familia! Un perro sordo es igual que cualquier otro, ¡no te arrepentirás de haberle dado esta oportunidad!

Problemas de un perro sordo y med >

El que un perro tenga sordera no debería representar un problema para que tenga un vida normal como cualquier otro perro. Sentir lastima por un perro que posee esta condición, no le hace nada bien, sino todo lo contrarío, los perros necesitan armonía, disciplina y liderazgo en su vida. Si nuestro perro es sordo, con más razón, debemos explotar sus otras capacidades y de esta forma, lograremos que alcance un correcto balance emocional.

Con respecto a la seguridad en espacios exteriores, muchas personas se preguntan si deben mantener a su perro sujetado a la correa. La respuesta va a depender mucho del nivel de entrenamiento que tenga el perro, de la relación de confianza que tenga con su dueño y del lugar. Las situaciones que podrían presentarse no serán las mismas en una avenida transitada, una playa, o un parque cerrado.

Si tu perro no está entrenado, es mejor llevarlo siempre contigo. Los perros sordos no pueden escuchar a los vehículos acercarse o cualquier otro tipo de peligro, entonces, por su propia seguridad, es mejor que siempre te encuentres cerca de él. Un buena opción para que tu perro sienta que tiene cierta libertad e independencia es permitirle, por un rato, que durante el paseo sea él quien marque el paso. Suéltalo, sólo, cuando lleguen a un área que se encuentre cercada y donde tú como dueño te sientas seguro que no le ocurrirá nada.

Si están en plena sesión de adiestramiento canino, realiza cambios por intervalos de tiempo, un rato sin correa, otro con correa. No lo lleves a lugares demasiado amplios donde pueda alejarse demasiado, perderse y luego no escuchar tu voz de regreso. Permanece, siempre, en su ángulo de visión y por la noche, lleva contigo una lampara o linterna y acostúmbralo a que te identifique a través de ella.

Como en muchos casos no podrá ladrar, colócale una campana en el collar para que cuando se aleje de tu lado puedas distinguir su sonido. Incluye, también, una etiqueta que diga "perro sordo" o "soy sordo" con tu información de contacto, de esta forma, cuando otras personas lo vean estarán al tanto de su condición y podrán contactarte en caso de presentarse alguna situación.

¿Cómo adiestrar a un perro sordo?

La mejor y más natural forma de educar a nuestro perro es cuando todavía es cachorro. Lo entrenaremos a través del olfato y la vista y fomentaremos estas capacidades, tanto, que no le haga falta el sentido del oído. Estamos acostumbrados a comunicarnos con nuestro entorno a través de los sonidos, pero en el caso de los perros sordos, debemos hacerlo a través de las señas, el lenguaje corporal y los olores.

Lo primero es tener confianza en ti mismo y en lo que estás haciendo, y transmitirle a tu perro una firme energía positiva. Recuerda en todo momento que queremos crear un ambiente de lealtad y seguridad. La meta será que tu perro se sienta tan unido a ti, en especial, cuando estén de paseo, que por más suelto que esté, se halle tranquilo, pero que te tenga siempre presente, y al mismo tiempo, logre mantener un poco de su propia independencia animal. El entrenamiento para un perro sordo es prácticamente el mismo que para un perro con un oído apto, sólo que en el primer caso, las indicaciones por sonido quedan limitadas o hasta eliminadas.

¿Cómo comunicarse con un perro sordo?

Un perro puede llegar a entender (por medio de la constante repetición y recompensa) hasta 20 señas distintas por año. Utiliza señales claras y que sean fáciles de reconocer como por ejemplo: pulgares arriba o abajo para indicar emociones, palma abierta a su nivel y en frente de su cara, para indicar que debe detenerse y luego cuando lo haga, abrir la palma y darle paso.

No abordes a tu perro por detrás porque podría asustarse, acércate siempre de frente, de forma que te vea en todo momento. Cuando esté dormido y quieras despertarlo, acarícialo suavemente y coloca tu mano en su nariz para que pueda identificar tu olor.

Los perros sordos sienten vibraciones, así que, puedes probar golpear (nunca de forma agresiva) el suelo para darle alguna indicación. Otra forma es colocarle un collar vibrador, que suelen traer controles a distancia, para apoyar el entrenamiento por lenguaje corporal, usarlo como señal para detenerse o como único indicativo de llamado, él (si se encuentra suelto) entenderá que al vibrar el collar, deberá aproximarse a ti.

Si tu perro es sordo, con más razón, te recomendamos ponerle corazón y empeño a su adiestramiento. Todo el éxito dependerá de tu nivel de implicación y comunicación con tu mascota.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo cuidar a un perro sordo?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Cómo comunicarse con un perro sordo

Para aprender a comunicarse con una mascota sorda, es preciso tener paciencia. El lenguaje especial que se cree con el perro será la base de la relación con él. Esto significa que cuanto mayores dosis de cariño se empleen para crear esta comunicación, más fuerte y cercana será la relación con el can.

Para comunicarse con un perro que no oye, es necesario crear un lenguaje especial

Un perro que no oye no será capaz de aprender comandos a través de las palabras. No obstante, se puede enseñar al can adoptado con ayuda de signos y gestos. Los perros observan con detenimiento a sus dueños y, con el tiempo, aprenden a interpretar ciertas conductas de estos, incluso, sin que seamos conscientes de ello.

En cualquier caso, reforzar con premios, caricias y juegos las conductas positivas de nuestro can sordo adoptado es una de las claves para crear un lenguaje de comunicación único y especial entre el dueño y el perro.

Adoptar un can implica ampliar la familia con un nuevo miembro, que puede estar con ella hasta 20 años. Esto quiere decir que la decisión de acoger una mascota, sorda o no, implica tomar la decisión con calma.

No gritar al perro

Tratar de captar la atención del perro que no oye puede resultar la parte más complicada para alguien que intenta establecer una conexión con su mascota sorda. El hecho de que el perro no oiga, hace imposible usar la voz para comunicarse con él. Mucho menos los gritos: además de crueles, son inútiles.

La relación con un perro que no oye debe basarse en el sentido del tacto: las caricias abundantes y las indicaciones a través de las manos servirán al perro para establecer una comunicación saludable y de calidad con el dueño.

Utilizar la correa para salir con el perro de paseo

Mantener la proximidad con la mascota que no oye es una de las claves para ayudar a que se sienta confiada. La cercanía entre el dueño y el perro sordo es relevante, de forma especial, durante los paseos al aire libre. Esto explica que las necesarias caminatas por el parque o por la montaña deban realizarse siempre con correa.

Recuerde además que, en el caso de un perro sordo, las posibilidades de que se despiste se multiplican. Soltar al can en recintos cerrados, sin riesgo de fuga, es una forma de evitar sustos y accidentes indeseados.

Luz para captar la atención del perro

Algunos adiestradores caninos utilizan la luz como modo de captar la atención de los perros sordos, con el fin de lograr que aprendan algunos comandos de obediencia. Los dispositivos de luces láser pueden ser una herramienta útil para comunicarse con el perro sordo de forma puntual, siempre que se acompañen de gestos amables y las caricias que nuestro perro adoptado se merece.

La luz es una forma de avisar a nuestro amigo, entre otras cosas, de que es la hora de volver a casa. No obstante, conviene usar estos artilugios con cuidado y paciencia, en especial, si el perro adoptado sordo es un animal adulto. Hay que intentar no asustar al perro.

El oído canino: qué hace especial al perro sordo

El oído de un perro sin problemas auditivos en capaz de percibir sonidos de hasta 60.000 hercios, frente a los 20.000 hercios que alcanza el ser humano. Los canes sin limitaciones para oír son capaces de distinguir un mayor rango de sonidos graves que los humanos.

No obstante, el perro adoptado que no oye no tiene esta capacidad. Esto explica que sea necesario crear un lenguaje especial para comunicarse con nuestro amigo.

Consejos para disfrutar con el perro sordo

Tener paciencia y cargarse de comprensión son dos claves necesarias al adoptar un perro sordo.

Es necesario crear un lenguaje especial para comunicarse con el can que no oye.

Captar la atención del perro puede resultar la parte más complicada para alguien que intenta establecer una conexión con su mascota sorda.

Cuanto mayores sean las dosis de cariño al comunicarse con la mascota adoptada, más fuerte y cercana será la relación con ella.

Trate de enseñar a su mascota adoptada con ayuda de signos y gestos.

Reforzar con premios, caricias y juegos las conductas positivas del can es una de las claves para crear un lenguaje de comunicación único y especial entre el dueño y su mascota.

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

Eroski Consumer es un producto informativo de Fundación Eroski. Cualquier comentario sobre la marca Eroski debe dirigirse a la Atención al Cliente de Eroski.

Adiestrar a un perro sordo es posible

En un principio, dar órdenes a un perro que no puede oírte parece una tarea titánica, sobre todo contando con que hasta los perros oyentes pueden decidir ignorar las llamadas de su amo. La clave de este proceso es la utilización de señales, pero para eso tenemos que hacer entender al animal lo que queremos.

  • En las primeras fases de adiestramiento, lo principal es aprender a llamar la atención de nuestro perro, pues en el caso de un perro sordo tenemos que recurrir a llamadas no sonoras. Podemos conseguir esto con collares de vibración, que funcionan con un mando a distancia. Podemos hacer que el animal asocie esta vibración con una llamada presionando el botón hasta que gire la cabeza y alentándolo con pequeños premios. Un puntero láser también puede sernos de ayuda.
  • Una vez has logrado captar la atención de tu perro, puedes enseñarle señales que asocie con una orden determinada. Entre las más básicas, tenemos las que le enseñan a volver a nuestro lado o a parar cuando el perro esté haciendo algo que no nos agrade. Tengamos en cuenta que un animal sordo va a estar más pendiente de su amo, sobre todo en entornos desconoc >

Consejos útiles para mantener a tu perro seguro

Uno de los principales peligros a los que se enfrente un perro sordo en su día a día es la imposibilidad de oír a un coche o a otros perros. Por ello, es esencial que le mantengamos atado con una correa en espacios urbanos o cercanos a una carretera, o en presencia de perros que pueden resultar agresivos.

Para poder saber dónde está nuestra mascota en todo momento, también podemos recurrir a un cascabel o indicar de forma llamativa en su collar que el perro está sordo, junto a la dirección del dueño, en caso de que se pierda y alguien quiera devolverlo.

Por la noche, dado que es más difícil que el perro pueda ver nuestras señales, siempre podemos recurrir a punteros láser o a linternas en el caso de que se haya alejado demasiado. Podemos utilizar patrones que le enseñen a volver o que simplemente le ayuden a identificar a su dueño a distancia.

El mito de que los perros sordos son más agresivos

Cualquier animal reaccionará con sorpresa e incluso violencia si una persona desconocida se acerca y le toca sin ningún tipo de preaviso. En el caso de los perros sordos, cualquier tipo de acercamiento que ellos no hayan visto venir puede resultar amenazador.

Por ello, es esencial que el dueño enseñe al perro desde una edad temprana a no identificar estas caricias con peligros o amenazas. Podemos empezar tocando su cabeza o lomo por detrás y tranquilizarlo después, siempre utilizando premios y refuerzos positivos que le enseñen a asociar el contacto humano con una sensación agradable.

Acabar con la falacia de que los perros sordos son más agresivos o menos inteligentes que los ejemplares oyentes es vital para evitar nuevos abandonos basados en ideas preconcebidas y prejuicios.