Animales

Como Aplicar Una Inyección Subcutánea

Si tu veterinario ha decido que la mejor forma de administrar la medicación a tu perro es mediante una inyección, es probable que te sientas algo perdido, por este motivo, en este artículo de ExpertoAnimal te explicaremos cómo inyectar a un perro paso a paso, mostrándote además varios factores a tener en cuenta.

Eso sí, recuerda que únicamente puedes inyectar a un perro cuando el procedimiento esté prescrito por un veterinario, jamás debes hacerlo por tu cuenta, ya que podrías provocar daños e incluso reacciones alérgicas graves que pongan en riesgo la vida del can. En este artículo daremos las claves para inyectar a nuestro perro en casa con éxito, ¡sigue leyendo!

¿En qué consisten las inyecciones?

Antes de pasar a explicar cómo inyectar a nuestro perro definiremos en qué consiste este procedimiento. Inyectar una sustancia en el organismo implica introducirla bajo la piel o en el músculo a través de una jeringuilla, que puede ser de diferentes tamaños, y de una aguja, también de diferentes grosores según el color de su base.

Administrar así un fármaco presenta el riesgo de desencadenar una reacción alérgica que, si es aguda, va a requerir inmediata atención veterinaria. Es por esto que nunca debemos poner una inyección a nuestro perro en casa, excepto en el caso de que nos lo prescriba nuestro veterinario como, por ejemplo, si tenemos que tratar a un perro diabético.

Aunque aquí describiremos el proceso, debemos presenciar una demostración de nuestro veterinario para que podamos resolver las dudas y practicar delante de un profesional que pueda ayudarnos y corregirnos antes de que tengamos que pinchar en nuestra casa. A continuación veremos cuáles son los tipos de inyecciones y cómo aplicarlas.

Tipos de inyecciones para perros

Para explicar cómo inyectar a un perro es necesario saber que hay varios tipos de inyecciones, como veremos a continuación:

  • Inyecciones subcutáneas: son aquellas que se administran bajo la piel. Suelen aplicarse en el cuello, cerca de la cruz, que es la zona del lomo que se encuentra entre las escápulas.
  • Inyecciones intramusculares: son las que se ponen en el músculo, como su propio nombre indica. La parte posterior del muslo en un buen lugar.

En los siguientes apartados explicaremos cómo aplicar ambos tipos de inyecciones.

Vamos a explicar cómo inyectar a un perro de manera subcutánea o intramuscular, para lo que debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Tener claro con qué tipo de inyección debe administrarse el fármaco, ya que no es lo mismo subcutáneo que intramuscular.
  2. Asegurarnos de que podremos mantener quieto al perro. Si tenemos dudas le pediremos a alguien que nos ayude. Tenemos que tener en cuenta que el pinchazo puede resultarle doloroso.
  3. Solo utilizaremos las jeringas y las agujas que nos haya facilitado el veterinario pues, como hemos dicho, hay diferentes formatos y no se usan indistintamente.
  4. Una vez que carguemos la jeringuilla con el medicamento debemos dirigir la aguja hacia arriba y apretar el émbolo para eliminar el aire que pudiese haber en la propia jeringa o en la aguja.
  5. Desinfectaremos el lugar de inyección.
  6. Una vez que pinchemos, antes de inyectar el líquido, tiraremos ligeramente del émbolo para comprobar que no sale sangre, lo que nos indicaría que hemos pinchado una vena o arteria. Si sale debemos retirar la aguja y volver a pinchar.
  7. Al terminar frotaremos la zona durante unos segundos para que se extienda el fármaco.

¿Cómo poner una inyección subcutánea a un perro?

Además de tener en cuenta las recomendaciones del apartado anterior, para saber cómo inyectar a un perro de manera subcutánea seguiremos estos pasos:

  1. Coger con una mano un pliegue de la zona del cuello o la cruz.
  2. Introducir la aguja atravesando la piel hasta la grasa subcutánea.
  3. Para ello debemos colocarla en paralelo al cuerpo del perro.
  4. Una vez hecha la comprobación de que no sale sangre procederemos a inyectar el fármaco.

Siguiendo estos consejos también sabremos cómo inyectar insulina a nuestro perro si este es diabético, ya que esta enfermedad requiere inyecciones diarias y, por lo tanto, nos tocará pincharlo en casa, siempre siguiendo las recomendaciones de nuestro veterinario.

La diabetes necesita un seguimiento y un control riguroso de las dosis de insulina y de la dieta. El veterinario también nos explicará cómo conservar y preparar la insulina y cómo actuar si se produce una sobredosis, que podremos evitar siguiendo las pautas de administración y utilizando siempre la jeringa adecuada.

¿Cómo poner una inyección intramuscular a un perro?

Además de lo anteriormente mencionado, para explicar cómo inyectar a un perro de forma intramuscular debemos tener en cuenta lo siguiente:

  1. Se recomienda pinchar en el muslo, entre la cadera y la rodilla.
  2. Hay que tener presente la localización del hueso para no pincharlo.
  3. Una vez inyectemos, introduciremos la medicación lentamente, aproximadamente en unos 5 segundos.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo inyectar a un perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

¿Qué debo saber acerca de la jeringa?

Una jeringa esta compuesta de 3 partes: la aguja, el cilindro y el émbolo. La aguja entra a su piel. El cilindro contiene el medicamento y tiene marcas como una regla. Las marcas representan los milímetros (mL). El émbolo se usa para introducir y extraer el medicamento de la jeringa.

  • Jeringa para insulina: Tienen una capacidad de 1 mL de medicamento. La jeringa tiene marcas que van de 10 a 100. Las marcas de 100 equivalen 1 mL. Las marcas de 50 equivalen 1/2 mL.Jeringa de tuberculina:
  • Jeringa de tuberculina: Esta jeringa tiene una capacidad de 1 mL de medicamento. Tiene una aguja un poco más larga que la de una jeringa de insulina. Esta jeringa tiene marcas cada 0.1 mL.

¿Dónde puedo aplicar una inyección subcutánea?

Las siguientes son áreas en los que puedes aplicar una inyección subcutánea:

  • En el abdomen: Descúbrase el abdomen. Usted puede aplicar una inyección en las siguientes áreas: debajo de la cintura y por encima del hueso de la cadera y del costado aproximadamente 2 pulgadas del ombligo. Evite el ombligo.

  • En el muslo: Descúbrase toda la pierna. Encuentre la zona entre la rodilla y la cadera y hacia el lado exterior del muslo. Agarre suavemente entre 1 y 2 pulgadas de piel entre sus dedos.
  • Parte inferior de la espalda: Descúbrase la espalda desde la cintura hasta la parte alta de los glúteos. Imagine una línea que corre a través de su espalda ligeramente por encima de la grieta de sus glúteos. La inyección puede ser aplicada debajo de la cintura y por encima de esta línea. Aplique la inyección a la mitad entre la columna y el costado de su espalda.
  • Parte superior del brazo: Descúbrase el brazo hasta el hombro. Haga que la persona a la que se le va aplicar la inyección se pare con su mano en la cadera. Póngase de pie a un costado y ligeramente detrás de la persona. Encuentre el área entre el codo y el hombro. Delicadamente sujete la piel en la parte posterior del brazo entre su pulgar y los 2 primeros dedos. Usted debería poder sujetar de 1 a 2 pulgadas de piel.

¿Cómo selecciono el mejor sitio para una inyección subcutánea?

  • Mantenga un registro en dónde se aplican las inyecciones: Haga una lista de los lugares que puede usar. Escriba la fecha, hora y lugar en que aplique cada inyección.
  • Cambie la ubicación de las inyecciones: Es importante usar diferentes áreas cada vez que administre una inyección. Esto previene cicatrices y cambios en la piel. Las áreas en donde se apliquen las inyecciones deben estar separadas al menos 1 pulgada de la otra. Consulte con su médico si usted necesita aplicar la inyección en un área específica.

Guantes desechables, si los tiene

¿Cómo administro una inyección subcutánea?Las inyecciones subcutáneas pueden ser aplicadas en un ángulo de 90 ó 45 grados. Use el ángulo de 90 grados si tiene 2 pulgadas de piel para agarrar entre su dedo gordo y el primer (índice) dedo. Use el ángulo de 45 grados si sólo puede agarrar 1 pulgada de piel.

  • Abra la toallita con alcohol: Limpié el área donde se aplicara la inyección. Deje que el área se seque. No toque el área hasta que aplique la inyección.
  • Prepare la aguja: Sostenga la jeringa con la mano que escribe y jale la cubierta con la otra mano. Coloque la jeringa entre el dedo pulgar y el índice. Deje que el barril de la jeringa descanse sobre su segundo dedo.
  • Sujete la piel: Con su otra mano sujete la piel.
  • Inserte la aguja en la piel: Sostenga el barril de la jeringa fuertemente y use su muñeca para inyectar la aguja en la piel. Una vez que la aguja este completamente adentro empuje el émbolo hacia abajo para aplicar la medicina.
  • Retire la aguja: Retire la aguja en el mismo ángulo en el que la introdujo. Cuidadosamente limpié el área con una gasa.

Coloque una gaza en el área en donde se aplicó la inyección.

Es importante desechar agujas y jeringas correctamente. No descarte agujas en la basura. Es posible que usted reciba un recipiente de plástico duro hecho especialmente para descartar las jeringas y agujas usadas. También puede utilizar una botella de soda u otra botella de plástico con una tapa de rosca. Asegúrese de que tanto la aguja como la jeringa entren fácilmente en el contenedor y que no puedan salirse por los lados del contenedor. Consulte con su médico o con el farmacéutico cuales son los requisitos estatales o locales para deshacerse de jeringas y agujas usadas.

Mantén la calma

Es muy importante que tú estés lo más tranquilo posible para que el perro pueda sentirse bien. Si estás muy nervioso, respira profundamente varias veces hasta que hayas conseguido disminuir los nervios. Y, por supuesto, si te dan aprensión las agujas, no dudes en pedir ayuda a un vecino o amigo, o consulta con tu veterinario a ver si se le puede administrar el medicamento de otra forma.

Prepara a tu perro

Ponerle una inyección es realmente muy fácil y no lleva más que unos segundos, pero hay que hacer todo lo posible para que la experiencia sea lo más agradable posible para el animal. Por ello, antes de ponérsela te recomiendo que dediques unos minutos a jugar con él y a darle mucho cariño. Esto os relajará a ambos.

Ponle la inyección

Cuando estéis listos, límpiale la zona donde tengas que ponerle la inyección (el veterinario te lo indicará) con agua oxigenada y una gasa para evitar infecciones. Ahora, coge su piel como si tu mano fuera una pinza, e introduce la aguja. Tienes que notar que entra bien. Luego, introduce el líquido.