Animales

Qué hacer si mi gato se sube a un árbol

En muchas ocasiones se recurre a los bomberos para que bajen a los gatos de los árboles, pero a partir de ahora podrás hacerlo tú mismo/a.

Los gatos son los animales domésticos trepadores por excelencia. A menudo, podemos verlos subidos a los tejados de las casas o en los árboles de los parques. En ocasiones pueden subir persiguiendo a algún pájaro intentando cazarlo, huyendo de algún otro animal o persona o por mera distracción. Estos, una vez arriba, pueden tener miedo a bajar, por la caída o por las personas que hay abajo intentado cogerlos. Sus patas son excelentes para poder subir y trepar por los árboles, pero no son tan buenas para bajar, por eso pueden tener miedo a descender.

¿CÓMO BAJAR A UN GATO DE UN ÁRBOL?

Para conseguir que el gato descienda del árbol se pueden utilizar varios métodos. Nuestro primer objetivo será intentar calmarlo, por lo que intentaremos que no haya perros u otros animales alrededor, ya que es muy posible que se exalten al ver al gato, y esto provocará que se estresen más. Un animal asustado puede arañarle o incluso morderle, para que esto no ocurra trate de utilizar guantes gruesos. Tampoco se ponga debajo a dar vueltas, esto lo pondrá más nervioso.

La primera opción será tratar de convencerlo para que baje solo, llámalo por su nombre varias veces con un tono afable y amistoso, se trata de que esté tranquilo. Si le hablas en tono enfadado, el animal puede asustarse aún más y solo conseguirá que tenga más miedo. Si el gato no le conoce es probable que no obedezca, ya que los animales tienden a obedecer cuando le resulta familiar. Una buena manera de atraerlo es ponerle comida, el olor de algún alimento que le guste hará que el gato descienda por su cuenta. Si no lo conoces, la comida debe tener un olor fuerte para atraerlo más fácilmente, un buen alimento para ello puede ser el atún o el salmón, por su olor.

Intente cogerlo siempre por la piel de su nuca, ya que tienden a ser más dóciles, de cachorros su madre los cargaba así, el gato se sentirá más seguro y se calmará. Además, evitará que le arañe o le muerda. Debe tener paciencia, no pretenda que baje inmediatamente cuando usted se lo pida, quizás no quiera bajar ahora pero sí en un rato. Tiene que estar pendiente pero no agobiar al animal y no debe de pasar más de un día arriba, ya que podría deshidratarse.

Otra manera de hacerle bajar es colocar algo contra el árbol que permita descender al animal con más confianza, este objeto puede ser desde una rama hasta una escalera. Puede subir al árbol su transportín con la puerta abierta, a los gatos les gustan las cajas o los sitios cerrados porque les da seguridad, pierden el miedo estando dentro. Esto puede ser una buena idea si su gato utiliza habitualmente cama para dormir.

Si su gato está herido, entonces, tiene que bajarlo inmediatamente, podría lastimarse aún más. Además, estará dolorido y puede que se muestre más agresivo. Trate de trepar por el árbol y cogerlo en el primer intento, ya que podría subir más arriba. Si el árbol no tiene ramas para poder sujetarse utilice una escalera. Recuerde que siempre hay que utilizar algún tipo de protección, ya que podría caerse. Revise el suelo y compruebe que no haya nada con lo que usted pueda lastimarse si cae, póngase guantes para protegerse e intente usar algún tipo de sujeción como por ejemplo un arnés.

Asimismo, si su gato siempre se sube al mismo árbol y suele tener problemas habitualmente, una buena manera para que deje de hacerlo es colocar una tela de alambre que impida que el animal suba trepando. Cuando el gato vea que ya no puede subir, dejará de intentarlo. Si, por el contrario, prefiere que su gato siga utilizando ese entretenimiento, puede colocar unas pequeñas escaleras en el tronco del árbol para que le sea más fácil subir y bajar por él.

Aunque parezca increíble, puede enseñar a su gato a descender del árbol, solo se necesita paciencia y algunos trucos. En primer lugar, enséñale a subir a una altura baja, aproximadamente 1 metro. El gato no tendrá problema en saltar un metro para bajar, en cambio, le servirá para acostumbrarse poco a poco a las alturas. Después, inténtelo con un poco más de altura. Puede ser que dude algunos instantes, pero bajará. Posteriormente, coloque una escalera y suba a su gato a una altura de 2'5 metros o 3. Cuando el gato esté nervioso y se niegue a bajar, vuelva a colocarlo en la última posición que bajo, se irá acostumbrando poco a poco y ganara confianza. Estos trucos para que el gato descienda es conveniente realizarlos cuando el gato es cachorro, ya que será más fácil que aprenda y tendrá menos miedo. Debe repetirlos con frecuencia hasta que el animal se acostumbre.

Si ninguno de estos consejos ha funcionado intenta contactar con algún refugio cercano o protectora de animales, tal vez ellos conozcan a profesionales para realizar este trabajo. Ellos sabrán cómo actuar y, probablemente, bajarán al animal con facilidad.

Mantén la calma y confía en él

Es lo más importante. Si el peludo te ve tranquilo (o más o menos tranquilo 🙂 ) él también se sentirá así. Si estás nervioso lo más probable es que suba aún más arriba. Por lo tanto, respira profundo todas las veces que consideres necesario, y mantén la mente fría para poder empezar a solucionar la situación confiando en él.

Sí, lo sé. Es muy normal pensar que tiene miedo y que necesita urgentemente tu ayuda, puede ser así de hecho, pero hay que tener en cuenta que si ha podido subir sin la ayuda de nadie tan sólo necesita confiar en sí mismo para bajar, y esto es lo que hará si tú le demuestras que puede hacerlo. Pero, ¿cómo se hace eso?

Llámale y ofrécele una lata para gatos

Prácticamente ningún gato se puede resistir a una deliciosa lata, a no ser que esté realmente muy asustado. Por lo tanto, debes llamarlo con un tono de voz muy alegre y enseñarle la lata abierta. Llámalo como si llamaras a un niño pequeño al que le quieres enseñar algo que sabes que le va a encantar.

Utiliza palabras que uses habitualmente para dirigirte a él/ella, como ”princesa”, ”peludito”, ”cariño”, ”bombón”, etc. Así le transmitirás tu cariño pero también confianza y seguridad.

Dale espacio y no lo asustes

No trates de estar junto al árbol pues es posible que se sienta un poco incómodo. Lo mejor es estar cerca, a una distancia de al menos un metro del tronco. De esta manera, el animal te podrá tener localizado en todo momento, y además verá que le dejas sitio para que pueda bajar.

Asimismo, es muy importanteno tirarle cosas para asustarle ni hacer ruido. Con esto lo único que lograrás es que suba más arriba y, de paso, correrás el riesgo de que vuestra relación de amistad se rompa.

Considera la opción de subir por una escalera

Si ves que está herido o que puede estarlo y ya llevas un buen rato (pongamos, unos 30-60 minutos) tratando de que baje siguiendo los consejos anteriores, es momento de considerar ir a por una escalera. Tendrás que colocarla suavemente en el tronco, sin hacer demasiado ruido, y atraer al gato con una lata.

Eso sí, antes de subir, no olvides ponerte unos guantes gruesos y una camiseta o chaqueta de tela gruesa pues el animal estará en alerta y, por mucho que te quiera puede arañarte y/o morderte.

¿Y si nada funciona?

Cuando nada funciona, entonces lo que hay que hacer es desistir. Cuando tenga hambre bajará por sí solo, seguro. A veces la mejor enseñanza es la no enseñanza, quiero decir, el felino puede necesitar aprender a bajar del árbol por sí solo, sin la ayuda de nadie, sólo siguiendo sus propios instintos.

Aunque una vez que esté abajo de la planta no dudes en echarle un vistazo a ver si tiene alguna herida que necesite ser revisada por un veterinario.