Animales

Por qué mi gata sangra por la vulva?

​Durante las primeras semanas, no notarás ningún cambio significativo en su cuerpo, pero al cabo de las tres primeras semanas podrás apreciar algunos signos que te indicarán que está esperando gatitos.

En el momento en que constates que está gestante, acude al veterinario para confirmarlo. Él te aconsejará qué pasos debes seguir hasta que llegue el momento de parto.

​SIGNOS DE LA GESTACIÓN

​- Sus mamas aumentan de tamaño y se vuelven de color rosado.

- Manifiesta malestar e, incluso, náuseas matinales.

- Aumenta de peso gradualmente, uno o dos quilos en función del número de gatitos que esté gestando.

- Su vientre empieza a hincharse, pero ella evita tocárselo para no dañar a los fetos.

- Comienza a manifestar comportamientos “maternales”, básicamente ronronea en exceso.

- Muestra inquietud y evita comer.

- Tu gata busca un lugar tranquilo en el que pueda desarrollarse el parto.

Ante el primer síntoma de parto, que se manifiesta por una bajada de temperatura a unos 37,8ºC, ponte en contacto con el veterinario. De inmediato apreciarás cómo su abdomen se contrae, y tu gata desprende flujos vaginales.

LA ALIMENTACIÓN DURANTE LA GESTACIÓN

Durante la primera mitad de la gestación – hasta el día 30 aproximadamente- los fetos en desarrollo no exigirán demasiado de su futura mamá. No obstante, a partir de la cuarta semana, las cosas empezarán a cambiar, y la gata gestante va a necesitar que la ayudes a atravesar este periodo de estrés físico.

Para ello, deberás aumentar el aporte de proteínas y calorías en su alimentación, alrededor de un 15% por semana, a partir de la quinta semana de gestación. Lo que te recomendamos es que cambies su variedad de alimentación seca habitual por otra, cuyo nivel de nutrientes esenciales sea más elevado, y cubra sus necesidades durante el proceso. Un alimento especial para gatitos ayudará a cubrir toda esta demanda extra.

Afortunadamente, las gatas gestantes comen de forma razonable. Mientras le vayas ofreciendo una cantidad de comida suficiente, ella adaptará su ingesta cotidiana a sus necesidades. No te preocupes en exceso por si aumenta de peso.Su consumo de alimento irá incrementándose, sobre todo durante los últimos 20 días. Lo habitual es que gane un 40% de peso durante todo el proceso de gestación.

LA IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS

Lo ideal es que el veterinario le haya suministrado a tu gata refuerzos vacunales justo antes de la reproducción. Durante los primeros días de lactancia, las gatas con buena salud transmiten su inmunidad a los gatitos, por eso es importante asegurarse de que los anticuerpos de tu gata están a su máximo nivel.

En cualquier caso, es conveniente evitar dar medicamentos a las gatas durante la gestación, debido al efecto contraproducente en la formación de los fetos. Las únicas excepciones están asociadas a la presencia de ciertos parásitos. En estos casos, recurre al veterinario para que te ofrezca la mejor solución.

LAS COMPLICACIONES DURANTE LA GESTACIÓN

Es poco frecuente que se produzcan complicaciones durante la gestación. Pese a ello, cuando tu gata está en la gestación o a punto de parir, es importante que tengas en cuenta que hay signos precursores que pueden orientarte hacia posibles complicaciones que debes vigilar.

Las pérdidas de sangre vaginales durante la gestación no deben considerarse como un factor de normalidad. Si tu gata corre el riesgo de perder a sus pequeños cuando está de unas 8 semanas, puede ponerse de parto prematuramente y necesitar que le practiquen una cesárea. Ese es un motivo indispensable para acudir al veterinario.

¿Las gatas sangran durante el celo?

Aún son muchas las personas que se preguntan si las gatas tienen la regla, pues tienden a comparar el ciclo con las perras, que sí sangran cuando se encuentran en celo. Perros y gatos pueden ser similares en algunos aspectos, pero son especies distintas con grandes diferencias, y esta es una de ellas.

Las gatas no sangran cuando están en celo, por ello, si has observado que tu gata mancha con un líquido marrón o rojizo, o bien presenta sangre al orinar, es que te encuentras ante una patología. A continuación mencionaremos las principales causas de sangrado vulvar en gatas.

Consiste en una inflamación de la vejiga que puede estar causada por una infección urinaria, provocada por una proliferación excesiva de bacterias, enfermedades renales e incluso traumatismos, como puede ser un golpe.

Cuando una gata experimenta cistitis es posible observar un comportamiento anormal, como inquietud y nerviosismo, especialmente en el momento de utilizar la caja de arena. También es probable que la escuchemos maullar, que es su forma de quejarse de las molestias que le produce la enfermedad. Así mismo, en algunos casos observaremos que orina de forma descontrolada, por toda la casa, pues es incapaz de gestionar adecuadamente la micción en el lugar indicado.

Por lo general, ante un caso de cistitits observaremos sangre fresca presente en la orina y la presencia de bacterias en el microscopio. Esta patología suele tener un buen pronóstico, pues la cistitis se trata fácilmente con antibióticos que debe recetar un veterinario.

Se trata de una infección que consiste en la acumulación de pus en el interior del útero. La piómetra en las gatas es sumamente peligrosa y puede ser letal si no se trata a tiempo. Suele afectar a gatas mayores de 8 años sin castrar, o a gatas jóvenes que han recibido tratamientos hormonales para interrumpir el celo.

La enfermedad aparece a raíz de una bacteria que la gata contrae en la fase del celo en que acepta la monta, pues en este momento es más fácil que atraviese el cuello uterino y se aloje en el interior. Existen dos tipos de piómetra: cerrada, en la cual el pus no es expulsado y el útero puede reventar, produciendo una peritonitis, y la abierta, que, entre otros signos, se evidencia por sangrado con pus, deshidratación, micción frecuente y letargo.

Para diagnosticar esta patología se requieren ecografías y muestras de sangre y, para tratarla, se va a proceder a realizar una intervenciónquirúrgica y a la administración de fármacos, siempre recetados por un veterinario.

Si tu gata está embarazada y notas que sangra por la vulva, es posible que esté experimentando un aborto. Dependiendo de la etapa de la gestación en la que se encuentre, la gata correrá diferentes niveles de riesgo si tiene un aborto.

Cuando se produce durante las primeras semanas del embarazo, es posible que se deba al fallecimiento de uno de los cachorros. En esta etapa en la que los fetos todavía están poco formados, el organismo de la mayoría de las gatas simplemente absorbe el tejido y las posibilidades de complicación son pocas.

Si el aborto ocurre en mitad de la gestación, es probable que la madre y el resto de los cachorro corran peligro. En esta fase los abortos pueden ser espontáneos, producto de un traumatismo, una infección uterina grave u otras razones.

En ambos casos será imprescindible acudir al veterinario para realizar las pruebas necesarias que garanticen el estado de salud de la progenitora y de los cachorros que aún están por llegar. Lo más probable es que el especialista solicite una ecografía o una radiografía para evaluar el estado de gestación.

Cuando llega el momento del parto de la gata es normal que sangre por la vulva. Si has hecho un seguimiento del embarazo te será fácil determinar si se encuentra cerca de la fecha de alumbramiento. Recuerda que es posible que se produzca alrededor de los días fijados e, incluso, que se adelante una semana.

Antes del parto, la gata no solo sangrará por la vulva, sino que además la verás más inquieta, buscará un "nido" donde resguardarse y expulsará algo de mucosidad, que es el tapón mucoso que indica que el parto ha llegado.

Cálculos renales

La presencia de cálculos renales es un problema de salud muy molesto para los felinos. Producen dolor al orinar y son muy peligrosos. Uno de los síntomas de su presencia es la orina con sangre, pues un diminuto cálculo puede estar "atascado" en las vías urinarias, siendo esto lo que provoca dolor durante la micción.

La aparición de cálculos renales tiene distintas causas, pero una de las más frecuentes es la alimentación. Un pienso alto en grasas saturadas y en harinas provocará problemas de este tipo, por ello es tan importante proporcionar alimento de calidad a nuestros gatos.

Traumatismos

Reciben este nombre los golpes que pueda experimentar una gata y que conlleven consecuencias negativas para su organismo. Pueden producirse tras una pelea con otro gato o tras una caída y ocasionan daños en algún órgano. Cuando esto ocurre, no es raro que tu gata sangre por la vulva e incluso por otras partes del cuerpo. En algunos casos podrás encontrar marcas como moratones en el cuerpo, pero en otros no.

Los traumatismos son muy peligrosos, pues implican un posible daño de los órganos vitales, así como derrames internos. Si sospechas que tu gato ha recibido golpes de este tipo, no dudes en acudir al veterinario de inmediato.

Un tumor es el crecimiento de tejido de forma anormal en cualquier parte del cuerpo. Es posible que se de en zonas que afecten el funcionamiento renal, reproductivo o urinario y, en estos casos, tu gata sangrará por este motivo. Es importante resaltar que la mayoría de tumores, ya sean benignos o malignos, no se aprecian a primera vista, por lo que solo una revisión veterinaria, con los respectivos exámenes, ayudará a determinar si esta es la causa del sangrado y la naturaleza del tumor.

¿Qué hacer si tu gata sangra por la vulva?

Observar un sangrado anormal como los descritos puede alarmarte mucho, pero recuerda conservar la calma. Apenas observes que esto ocurre acude a tu veterinario sin demora, pues dependiendo de la causa se necesitarán distintos tratamientos. Además, algunas de las enfermedades que provocan el sangrado pueden ser letales si no se tratan a tiempo.

Así mismo, recuerda que nunca debes automedicar a tu gato ni ignorar sus síntomas de enfermedad o malestar.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gata sangra por la vulva?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades del sistema reproductor.

4 respuestas

Buenas tengo una gata persa que esta preñada como de un mes, se sometió a anestesia puesto que no se sabia que estaba en estado de preñez, a los dos días se puso triste, no quería comer y al sexto día inicio con un sangrado vulvar y muy deprimida. ¿qué se debe hacer? ¿Es de cirugía? - Steph Montsol

Hola que tal estoy con mi gata que no sé si esta preñada y se me dificulta llevarla al veterinario, pero anda mucho dentro de la casa encima de uno, y hoy descubrí que esta perdiendo sangre y estoy super mal porque no sé que le puede estar sucediendo. Tengo un gatito de 2 meses machito que el al ser chiquito quiere jugar y ella se pone mala de nada y antes no era así. - Janet Coronel

Sangre roja

Si es de color rojo puede indicar que uno de los fetos ha muerto y que el cuerpo va a reabsorberlo. En este caso la gata seguirá haciendo vida completamente normal, aunque no está de más llevarla al veterinario para que la examine pues podría necesitar antibióticos.

Sangre negra o líquido verde

Si es de color negro o expulsa líquido verde es porque o tiene una infección bacteriana o porque hay uno o varios gatitos que están muertos y se pudren, en vez de reabsorberse.

Cuando esto pasa, la gata tendrá pérdida de apetito, apatía, fiebre y vómitos. Para que se recupere lo antes posible, hay que llevarla al veterinario ya que está en juego su propia vida.

La atención veterinaria es clave

No existen remedios caseros que puedan tratar el problema. Además, tampoco debemos de darle medicamentos para humanos porque, de hacerlo, podríamos envenenar a la gata y acabar con su vida. Que sangre, sobretodo si es de color negro, es algo que hay que tomarse muy en serio.

En la clínica u hospital veterinarios la examinarán, nos podrán decir exactamente qué es lo que tiene y cómo debemos de actuar para que todo vaya bien.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. 🙂

1. Gata preñada echa sangre roja:

A veces ocurre que durante las primeras semanas del embarazo tu gata eche un poco de sangre roja (como si estuviese en celo) durante 2 a 4 días.

¿A qué se debe? Dependerá del caso, pero a menudo lo que eso indica es que uno de los fetos ha muerto. Pero como el embarazo está al inicio y los fetos de los gatitos aún están poco formados, el organismo de la gata es capaz de reabsorber ese feto inviable sin perjudicar a la madre ni a los demás gatitos.

Es un mecanismo natural muy sabio, que consigue que el gatito-feto muerto «se desintegre» sin causar daño a la madre ni a sus hermanos. La sangre roja puede ser indicativa de que ese feto se ha destruido, y la gata lo está expulsando.

En este caso, normalmente la gata está aparentemente bien. Come bien, actúa normal, no tiene fiebre, no se queja y está tan activa como de costumbre. No existe un tratamiento específico en estos casos, ya que es un proceso natural que funciona. A veces, los veterinarios dan antibióticos durante unos días en estos casos para ayudar al proceso, pero poco más.